- patrocinador -

La historia de Ana Frank, la niña de esa familia de judíos que se protegía en un recónditos lugares de una casa en Ámsterdam, de las tropas de ocupación nazi, es conocida por muchos. De hecho, su trascendencia a nivel internacional es tal que, la mayor parte de las personas que viajan hacia la capital holandesa, no pueden evitar la curiosidad que les provoca recorrer este sitio, y los escalofríos también, por qué no.

En la actualidad, los espacios de esta antigua casona que pueden llegar a ser recorridos tienen que ver con los propios sitios donde Ana Frank se escondió junto a su familia, además de una muestra de los objetos que utilizaron por aquellos años en los que se mantuvieron alejados de cualquier tipo de contacto con la humanidad exterior, en su mayoría nazi.

Se trata ya básicamente de un museo, el cual funciona también como un espacio a la memoria de todos aquellos que perdieron la vida siendo perseguidos por cuestiones tan triviales como las diferencias de religión o raza. Incluso, un aspecto interesante del lugar es que comenzó a funcionar en 1960, en buena parte gracias al dinero público que se destinó a ello, conviviendo además una fundación destinada a que la casa no sea demolida nunca más.

Otro hecho sobresaliente de este museo tiene que ver, además, con que se trata de uno de los pocos en el mundo que terminó conformándose a la fuerza. Esto se debe a que aquellas personas que habían leído el libro con la historia de Ana Frank y su familia, comenzaron a acercarse a esta parte de Ámsterdam para visitar la casa, multiplicándose los viajeros con el correr del tiempo, aunque en la mayoría de los casos sus pedidos eran rechazados.

Pero, luego de que el edificio abriera al público a comienzos de la década del ´60, hasta 9.000 personas llegaron en los primeros meses, cifras que no se detuvieron sino hasta el cierre del museo, entre los años 1970 y 1999, en los que el mismo fue cerrado para ser restaurado y protegido de la enorme cantidad de curiosos que pretendían verlo, llegando al récord de un millón de visitantes en el año 2007.