Gadamés es una de las principales ciudades de Libia, y como sucede en todas las localidades medianamente antiguas del mundo, podemos distinguir a las claras, en su interior, una zona denominada “ciudad vieja”, en la que encontraremos muchos de los registros locales más antiguos, además de un sinfín de sitios interesantes para conocer siempre que estemos en condición de turista, y por qué no, en alguna escapada de empleo.

Para comenzar, sobre la ciudad vieja, también denominada “medina”, debemos decir que se encuentra rodeada de un increíble muro de piedra que la ha protegido durante la mayor parte de su existencia, en el que el lugar se destacaba por ser un importante lugar de intercambio y descanso para las caravanas de personas que iban, o venían, desde África central o Trípoli.

Otra de las características que hacen de Gadamés, o al menos de su parte más antigua, un sitio distinto a otros, es que fue diseñada especialmente para poder soportar las tremendas condiciones climáticas de la zona, con el calor abrasador que se hace presente casi todo el año, y por eso es común que las calles sean estrechas, para generar más sombras, y que los edificios sean bajos, y estén pintados de blanco.

Además, a la hora de ingresar a la ciudad vieja, debemos saber que es posible hacerlo mediante cualquiera de las dos puertas que lo permiten. La primera de ellas es la puerta sur, conocida como Bab al-Burr, por la entran la mayor parte de visitantes, saliendo al final de su recorrido por la norte, una vez que han aprovechado para observar las mezquitas y otros sitios internos interesantes.

Para finalizar, es de prestarse especial atención a las viviendas que podemos encontrar en la ciudad vieja, ya que como es costumbre de las sociedades musulmanas, sólo las mujeres tienen acceso a las zonas más altas de las casas, a fin de evitar que otros hombres las vean.