-

Castillo de Villandry y sus grandiosos jardines

Los jardines del Castillo de Villandry

La tendencia de visitar castillos es cada vez más fuerte dentro del turismo, y dentro de este panorama difícilmente se encuentre un país que iguale la riqueza arquitectónica de Francia, donde podemos encontrar los castillos y palacios más hermosos de Europa, como es el caso del Castillo de Villandry y sus grandiosos jardines.

Actualmente este castillo es de propiedad privada, más precisamente de la familia Carvallo, quien lo rescatara de ser derrumbado a comienzos del siglo XX, por lo que solo algunas dependencias del castillo pueden visitarse. Pero en cambio, los famosos jardines de Villandry se encuentran totalmente a disposición del público, y constituyen un paseo para recordar.

El arte francés para con los jardines ya es bien conocido, especialmente con el magnifico ejemplo de los jardines de Versalles, pero déjame decirte que, aunque más modestos, los jardines del Castillo de Villandry no tienen nada que envidiarle, pues todo en ellos refleja el buen gusto y la pericia del urbanismo renacentista.

Los jardines del Castillo de Villandry

Estos jardines es dividen en dos zona temáticas bien diferenciadas. Por un lado, tenemos a los jardines ornamentales, con paisajismos inspirados en los distintos estados del amor, el jardín de la música, y el asombroso jardín de las cruces, donde los setos perfectamente podados conforman las cruces del País Vasco, de Lanquedoc y de Malta.

Por otro lado, el jardín del agua posee un estilo totalmente diferente, donde impera el minimalismo. En este caso el paisaje se desarrolla en torno a un estanque, rodeado por un césped de un verde brillante, y de algunos arbustos recortados, constituyendo un espacio de recreo especialmente apropiado para dar un paseo más tranquilo y sosegado.

Pero con tan solo tener en cuenta que el Castillo de Villandry pertenece al grupo conocido como los Castillos del Loira, ya podemos hacernos una idea de los hermosos paisajes y estilos arquitectónicos que podremos apreciar en esta residencia.

Lo último...

Artículo anteriorLa ciudad vieja de Gadamés
Artículo siguienteEl Kunstmuseum Liechtenstein