Uno de los más hermosos sitios que podemos visitar en Sudáfrica es, indudablemente, la denominada “Cuna de la Humanidad”, que ha sido designada así por la UNESCO en el año 1999, considerando que consta de un complejo de cuevas de piedra caliza, incluyendo las Cuevas de Sterkfontein, con muchos de los restos humanos más antiguos que se conocen en el mundo actual, y por eso su nombre.

En este sentido hay que decir también que este sitio, ubicado a unos 50 kilómetros al noroeste de la ciudad de Johannesburgo, tiene una superficie cercana a los 500 kilómetros cuadrados, y es de hecho el lugar donde en su momento se encontró un fósil de un “Australopithecus africanus” mujer, que fue llamado “Sra. Ples”, y que tiene más de 2 millones de años.

Luego, también se dio allí con un esqueleto casi completo de un Australopithecus, pero en este caso, de más de 3 millones de años de antigüedad, lo que abonaría la teoría de la evolución de Darwin en algún punto, por lo que la polémica en torno a estos descubrimientos se mantiene en pie, e incluso, se sabe que las civilizaciones locales, con al menos 1 millón de años de antigüedad, sabían manejar el fuego.

Actualmente, los turistas suelen visitar también, en sus inmediaciones, un parque con muchos de los descubrimientos, que fuera inaugurado por el Presidente sudafricano Thabo Mbeki, como uno de los espacios que contiene restos fósiles humanos mejor conservados en todo el mundo, ya que aunque se considera al continente africano como la cuna de la civilización humana, sólo en algunos puntos geográficos, como éste principalmente, podemos hallar estos restos.

Por ende, se trata de una visita realmente muy recomendable para las personas que se encuentran interesadas en la ciencia, y que pueden encontrar alojamientos no demasiado costosos en Johannesburgo, movilizándose luego en los buses que salen en distintos horarios con este destino.