África es indudablemente uno de los continentes con mayor cantidad de islas interesantes para ser visitadas, y en este sentido, debemos decir que una de las más importantes es la Isla de Gorea, de 17 hectáreas de superficie, y que pertenece a Senegal, siendo declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1978.

Este sitio, que se encuentra a apenas tres kilómetros de la capital del país, Dakar, es uno de los principales puntos de descanso y relajación de los residentes locales desde 1960, cuando Senegal adquirió su independencia, y justamente a partir de allí también, el sitio fue abierto a la llegada de turistas de todo el mundo, conocidas sus espectaculares playas y espacios de recreación, que enseguida comenzaron a producir frutos en materia económica.

La Casa de los Esclavos

Luego, si nos encontramos de visita en la Isla de Gorea, uno de los sitios símbolo que no podemos dejar de recorrer dentro de este sitio, es la Casa de los Esclavos, que resume de laguna forma la impresionante cantidad de vidas de personas africanas que fueron perdidas, al ser comercializados como mano de obra barata por parte de las distintas civilizaciones europeas colonialistas en los siglos pasados.

En este sitio, que actualmente funciona como museo y es visitado por millones de personas durante el año, se hace referencia a los cerca de veinte millones de hombres, mujeres y niños que fueron secuestrados y vendidos a distintas partes del mundo como esclavos, habiendo funcionado de hecho este sitio como calabozo durante gran cantidad de décadas.

Por más que suene increíble, la Casa de los Esclavos fue diseñada en función de tratarlos justamente de esta forma, y por eso cuenta con una sala para hombres, otra para mujeres, una apartada para mujeres más jóvenes, una para “recuperar peso” antes de ser vendidos, y una para niños; todas las cuales pueden ser recorridas en estos días de orgullosa libertad africana.