Uno de los principales elementos turísticos que tiene Australia para ofrecer a todas aquellas personas que lo visitan, tiene que ver directamente con sus paisajes naturales, y si nos ponemos a hablar de ellos, el que sin lugar a dudas no puedes perderte, es la denominada Isla Fraser, que ha sido destacada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1992, y que atrae a miles de viajeros a cada mes del año.

Este sitio, que es considerado por los especialistas como la isla de arena más grande del mundo, gracias a su extensión de más de 1.600 kilómetros cuadrados, se encuentra actualmente bajo la administración tanto de la ciudad de Maryborough como de la ciudad de Hervey Bay City Council, que se encargan de preservarla para así asegurarse los ingresos del turismo en la zona.

Además, en el aspecto geográfico de este sitio, no podemos dejar de señalar que uno de los espacios más interesantes para visitar es el famoso lago McKenzie, que se encuentra cerca de la ciudad de Eurong en el sur de la isla, y que suele concertar la llegada de miles de curiosos y de personas que viven allí mismo, para encontrarse y pasar un rato agradable.

Una de las cuestiones que hacen de este sitio un verdadero paraíso, en tanto, tienen que ver con que la claridad del agua es realmente anormal, aunque en algunas partes de la isla la temperatura del agua es más fría que en otras, como por ejemplo en el también famoso lago Wabby, otro de los espacios que no podemos dejar de recomendarte, como el lago Allom.

En la actualidad, y sobre todo en los últimos diez años, el turismo en esta zona ha crecido enormemente, aunque eso también ha provocado los riesgos lógicos de cuando miles de extranjeros llegan a un sistema ecológico bellísimo, pero igualmente frágil, por lo que se ruega a los viajeros que sean cuidadosos, sobre todo con los dingos de la isla.