Los mejores destinos de sol y playa para una luna de miel

Se dice que el destino de luna de miel es una de las primeras decisiones que se debe tomar en pareja, y la elección generalmente suele recaer en destinos de playa, donde los tortolitos puedan pasarse la tarde entera tendidos en la arena y haciéndose arrumacos. Pues veamos donde están los mejores sitios para esto!

Isla Bora Bora

El clásico de los clásicos, pues sin duda la Polinesia Francesa es de los destinos más populares visitados por los recién casados, especialmente a la pequeña y acogedora Bora Bora, una isla tranquila y con paisajes paradisíacos, con las típicas cabañas sobre las cristalinas aguas, y unas playas que no pueden ser evitadas, pues tal es su belleza que obligadamente se debe tumbar uno sobre sus finas arenas.

Barbados

Enclavada en el colorido mar Caribe, la isla de Barbados ofrece los típicos atractivos de un destino de sol: playas maravillosas, paisajes impresionantes, clima perfecto y aguas tranquilas y calidas, pero Barbados además posee una rica cultura local que le dará un tinte mucho más cultural y significativo a cualquier luna de miel.

Aruba

Aruba es de esos lugares contrastantes, que tanto resultan perfectos para una cosa, como para otra totalmente contraria, pues mientras Aruba posee playas esplendidas y tranquilas para disfrutar relajadamente en pareja, también posee los centros comerciales más sofisticados, y una nutrida vida nocturna que resulta muy atractiva para aquellos recién casados con ganas de divertirse de forma activa.

Islas Seychelles

Algunos las conocen como al Paraíso en la Tierra, y si consideramos la riqueza de su naturaleza y de la increíble vida marina que las rodea, definitivamente las Islas Seychelles son dignas merecedoras de este titulo, presentado para los lunamieleros una gran variedad de actividades y oportunidades para disfrutar en pareja durante sus primeros días como matrimonio, como puede ser practicar una sesión de snorkel o buceo, apreciando los multicolores corales que rodean la isla, o los miles de peces que los habitan.