Nueva Zelanda tiene, dentro de su geografía, diferentes lagos. Algunos de ellos son se origen glaciar, en las calderas de los volcanes, otros lagos fueron formados como consecuencia de los humedales. Sus tamaños varían, desde los más pequeños hasta los más grandes, también sus aguas se caracterizan por tener colores diferentes (algunos son negros, algunos azules). Nosotros te contaremos las características de algunos de ellos.

Lago Taupo
El lago se encuentra en la Isla Norte, se trata del más grande de Nueva Zelanda. El mismo está ubicado en la caldera de un volcán que se ha formado hace más de 300 mil años. Si tienes interés de visitarlo debes saber que está muy cerca de otras atracciones de la isla, lo que lo hace por demás interesante, entre estas atracciones está el Parque Nacional de Tongariro.

lagos nueva zelanda

Su agua está helada aunque en algunas zonas se permite el baño. Son muchos los que años a año se acercan a la zona para practicar pesca deportiva, una de las principales especies que se obtienen es la trucha.

Lago Okarito
Este lago tiene una superficie de 3 mil hectáreas, lo que lo convierte en el mayor humedal natural del país. El lago tiene aguas poco profundas, y llanuras expuestas a las mareas. La zona se encuentra rodeada por el bosque pluvial con especies que llegan a superar los 50 metros de altura.

Quienes acuden a esta zona buscan realizar senderismo o disfrutan de la observación de aves, todas actividades que permiten estar en contacto con la naturaleza. Hay un camping y dos albergues con excelentes servicios para los turistas.

Una de las principales actividades es la ascensión con una duración de una hora, se sube hasta la plataforma Okarito Trig para realizar un avistaje de aves y de los Alpes Neozelandeses y la laguna de Okarito.

Foto – Flickr