- patrocinador -

Las excursiones por la Suiza invernal son experiencias más que prometedoras para pasar unas vacaciones de primera. Por eso es que las variedades para recorrer el país helvético en invierno son muchas y de las más diversas, tanto para los que gustan de la nieve como para los que prefieren la ciudad.

El paisaje nevado de Sils al Val Fex es ideal para recorrerlo en uno de los trineos tirados por dos hermosos caballos. El valle más hermoso de la Engadina es aún más bello en un lugar que se paraliza para el deleite de los visitantes, y más con el silencio que acaricia los oídos sobre los asientos del trineo.

tipoas-en-la-nieve.jpg

En los hoteles Crasta y Fex los turistas son recibidos de inmejorable manera, con recetas caseras como tartas y demás especialidades de la región. Mientras se disfruta del paisaje blanco sólo se escucha el jadeo de los caballos y las cuchillas sobre la nieve, condimentando el paseo con un toque de romanticismo impropio de los demás lugares europeos.

Y si de trineo se trata,  la bajada de Belalp-Blatten es una de las más maravillosas de toda la región. Con sus 7 kilómetros de pistas, es una de las más largas de toda Suiza y una de las más bellas del Viejo Continente. Para quienes ya gozaron de la fantástica experiencia, es una buena oportunidad para repetirla; y para quienes no la conocen, un destino insoslayable.

de-nohce.jpgOtra buena opción para los trineos es la inauguración este invierno de la bajada desde Oeschinensee hasta Kandersteg. El lugar combina la lentitud de subir la montaña con la rapidez al bajar por la pista, ideal para los amantes de la adrenalina en un lugar único .

Esta nueva y asombrosa experiencia que se llevará a cabo desde este invierno lo lleva por un camino de 3,5 kilómetros de largo y vence 480 metros de altitud, convirtiendo al lugar en una de los más atractivos y modernos para quienes disfruten los trineos.

ninos-trineo.jpgY eso no es todo, porque Suiza siempre tiene algo más que dar. En Leysin se encuentra el tobogán de nieve más grande de toda Europa.  Las 10 pistas del tobogán para trineo se encuentran abiertas dependiendo de las condiciones en que se encuentre la nieve, y están preparadas con tantas curvas que la emoción está garantizada. Además, las condiciones de seguridad son máximas, por lo que es una opción más que interesante para toda la familia.

El país helvético es mucho más que nieve, pero no hay que negar que las bellezas de sus montañas y las posibilidades de disfrutar en ellas, repletas de nieve en el invierno, cobran un maravilloso encanto que no se puede dejar pasar.  Por eso, las dudas son lo único que quedan fuera de las vacaciones, porque el destino es inevitable: Suiza.

- patrocinador -

1 Comentario