¿Qué es lo que más te entusiasma acerca de viajar? ¿Buscas aventura o comodidad? ¿Sorpresas o tranquilidad? Para algunos, el viaje ideal es una secuencia perfecta de actividades programadas. Para otros, lo más apasionante de viajar es la libertad de decidir en el camino cuál será la siguiente parada. ¡Acompáñame a descubrir qué es lo que diferencia a un viajero de un turista!

viajero o turista desde las alturas

 

“Hay un mundo de diferencia entre ir a París y experimentar París. Ir es una actividad física básica; experimentar es un rico evento emocional”. – Jim Rohn

Hace poco encontré esta frase en el libro Las Cinco Piezas Más Importantes del Rompecabezas de la Vida, de Jim Rohn; y de inmediato conectó con mi filosofía personal de vida. Y es que, soy un convencido de que la manera en que viajamos dice mucho sobre cómo vivimos y cuál es nuestra visión del mundo.

Una noche, durante un viaje reciente que Jennifer y yo hicimos (Jennifer es mi esposa y la mejor compañera de viaje que podría tener), ella me dijo: “Lo que más me gusta de recorrer el mundo juntos, es que vamos a donde nos interesa ir, no a donde se supone que deberíamos. Además, sabemos que en cualquier momento podríamos hacer un giro de 180 grados respecto a la idea original. Me encanta la libertad de decidir cada día cómo queremos que sea el siguiente”. ¡Y no lo podría haber dicho mejor!

En este artículo propongo algunas diferencias, en base a mi experiencia personal, entre lo que significa ser un turista y ser un viajero. Y aunque nada es absoluto, y por lo general todos nos encontramos en algún punto gris entre ambas definiciones, me siento mucho más identificado con la filosofía del viajero.

Emociones y motivaciones dominantes

Creo que aquí nace la diferencia entre estos dos estilos de viajar. Al turista, lo motiva la comodidad y el confort, mientras que al viajero, lo emociona la aventura y la sorpresa. Ni bueno ni malo, ni mejor ni peor, sólo distinto.

Para poner un ejemplo, a muchas personas les encantan los resorts de playa con sistema de “todo incluido”. Personalmente, no me entusiasma la idea de pasar una semana completa dentro de un complejo de hoteles.

viajero o turista -frase

La forma de manejar el tiempo

Esta es, tal vez, una de las diferencias más notorias. El turista cronometra su viaje perfectamente. Sabe cuándo parte, cuándo vuelve, la hora de la cena y el cronograma de tours que contrató con 3 meses de anticipación. 5 días y 4 noches serán suficientes para sacarse fotos en todos los lugares turísticos del destino de turno, aunque ciertamente, no para disfrutarlos plenamente.

viajero o turista en arco

El viajero anhela un viaje interminable por el cual transita a paso relajado. Vive la experiencia con todos sus sentidos en cada lugar que pisa, pues sabe que es una puerta que lo podría llevar a nuevos destinos. Es por eso que no puede programar tanto, de hacerlo, dejaría de aprovechar las oportunidades inesperadas que se le presenten. Y aunque seguramente algunas veces sólo tendrá unos cuantos días para viajar, todas sus aventuras serán vividas sin prisa.

Pasar una tarde completa bebiendo vino en una hermosa terraza en Florencia, conversando e intercambiando experiencias con personas del otro lado del mundo, a las cuales se acaba de conocer. Esto podría ser una absoluta pérdida de tiempo para un turista, considerando que hay tantos lugares turísticos que ver; sin embargo, para un viajero esta será una experiencia completamente estimulante y enriquecedora.

En más de una oportunidad he oído que hay ciudades que se pueden conocer en un día. En mi opinión, eso es imposible. Tal vez se pueda pasar por los principales atractivos turísticos en unas cuantas horas. Pero de ahí, a conocer realmente la ciudad, hay una gran diferencia.

viajero o turista en plaza de armas con perro

Lo que significa viajar con estilo

Algunas personas relacionan este concepto con las posibilidades económicas. Para mí, tiene que ver más con la forma única en que vivimos y que se refleja en nuestra forma de viajar.

Para un turista, viajar con estilo podría significar alojarse en el mejor hotel que pueda pagar, alquilar un buen coche para movilizarse (si es de lujo, mejor), hacer muchas compras (¡imprescindible!), o contratar a las mejores compañías de tours guiados.

viajero o turista en Roma

Por su parte, para los viajeros, el estilo estará más asociado a la creación de experiencias que puedan ser disfrutadas con todos los sentidos como: caminar por calles poco transitadas, almorzar al aire libre en alguna encantadora plaza que no aparece en las guías turísticas, o hacer una pausa y disfrutar de un café en una terraza.

A mí me encanta comprar comida en el mercado del pueblo, relacionarme con los habitantes del lugar y tratar de integrarme en la comunidad. De esa forma, puedo lograr un vínculo más profundo con todo lo que me rodea.

viajero o turista con zapatillas

Aspectos que se valoran

Un turista prioriza la comodidad de una habitación de hotel y la certeza de haber hecho todas las reservas posibles. Esto le dará la tranquilidad para disfrutar del viaje. Un viajero, por el contrario, valora la libertad; necesita saber que puede cambiar de planes en cualquier momento. El exceso de planificación le quitaría flexibilidad y emoción al viaje.

viajero o turista - mirador y mar

Finalmente, ya sea como viajero aventurero o como turista estructurado, viajar es una experiencia de aprendizaje y de autoconocimiento. El mundo está lleno de lugares increíbles y gente extraordinaria. ¡No podemos darnos el lujo de no conocerlos!

Y ahora, ¿te consideras un viajero o un turista? ¡Cuéntanos por qué!

4 Comentarios

  1. No se que soy, pero me gusta mas el viajero, definitivamente esas vivencias nadie te las quita!!!.

    • Cathy! Pienso que todos tenemos un poco de ambos. Lo importante es mantener la mente abierta para poder disfrutar las experiencias al máximo. ¡Totalmente de acuerdo contigo en que esas vivencias no nos las quita nadie!

Comments are closed.