Turquía suele ser un destino turístico de gran interés monumental y cultural, solo en Estambul ciudad antigua que ha sido catalogada como una de las más hermosas de Europa, se pueden encontrar muchos bellos monumentos erigidos a lo largo de su historia. Uno de los monumentos de Estambul Turquía, más populares es la conocida  Mezquita Azul o Mezquita del Sultán Ahmed  obra de Sedefkar Mehmet Ağa;  frente a la Iglesia de Santa Sofía, otro de los monumentos maravillosos de la ciudad.

La Mezquita Azul en Estambul, es tan hermosa por fuera como lo es en su interior, donde nos sorprende la maravillosa belleza de sus mosaicos azules, que le dan su nombre y crean en ella un espacial atractiv.

Su magnífico exterior no le hace sombra a su suntuoso interior, en el que una verdadera sinfonía de bellísimos mosaicos azules de Iznik, dan a este espacio una atmósfera muy especial, su apariencia arquitectónica es única y nos habla de la evolución de arte otomano, siendo este monumento uno de sus últimos legados, en donde se combinan con especial encanto tanto el enorme  tamaño, y los detalles ornamentales exteriores que deslumbran a primera vista de su imagen.

La Mezquita Azul es una de las dos mezquitas de Turquía que cuentan con seis minaretes, cuatro de los mismos se encuentran en las esquinas de mezquita, con una apariencia estriada y en forma de lápiz,  los mismos  tienen tres terrazas unos y dos terrazas otros.  Una hermosa escalera de caracol permite que el almuédano llame a la oración.

Es un hermoso monumento por su apariencia y su valor arquitectónico y también es de gran importancia como atractivo turístico de la hermosa ciudad, porque cuando visitas Estambul hay que hacer un recorrido por su legado monumental, para admirar la dilatada historia del país y su belleza arquitectónica.

Imagen: Wikipedia