Viajar puede ser la mayor aventura jamás contada. Sola, acompañada o bien acompañada. Todo el mundo debe viajar al menos una vez al año. Los 5 paisajes de los que un día me enamoré y que espero volver a ver.

Viajar no es solo trasladarse de un lugar a otro. El simple hecho de emprender un viaje conlleva una situación de desconocimiento e inquietud cuando sabes que vas a volver aprendiendo algo nuevo. Mirar algunos mapas, querer ir a un lugar en concreto, buscar un destino favorito, mirar fotos, buscar información… huir. Es ahí donde empieza la aventura. Hace poco leí que la vida es para los que no deshacen la maleta, y qué verdad es. Cuántas cosas dejamos atrás por el simple hecho de intentarlo. Viajar es sinónimo de ilusión y no de trasladarse.

Cualquier terraza de Madrid

Siempre adoré Madrid. Más aún cuando es verano y las terrazas se llenan de gente aleatoria que parece pasárselo en grande durante 5 minutos de risas después de un día en Madrid. Un día en la capital de España es realmente agotador. La última terraza que pisé fue La Tita Madrid (Calle Perez Galdós). Un encantador bar-restaurante con una terraza de lo más bohemia situada en pleno centro de Madrid.

tita rivera

A lo alto del acueducto

Dicen que los mejores años de vida son los que uno vive en la universidad. De Segovia sería imposible llevarme semejantes piedras, lo que sí me llevo es la única vista que me acompañó durante 4 años de mi vida. Lo más especial de esta vista es que desde arriba del mismo Acueducto se puede ver el ajetreo de lo que está pasando abajo, el ambiente, la gente moverse… pero no su ruido.acueducto de segovia

Phoenix Park

Uno de los parques más grandes de Europa situado en Dublín me robó el corazón el mes de febrero de 2014. En el momento que puse un pie en Phoenix Park vi lo minúscula que era. Que somos todos. Gracias al frío tuve la oportunidad de conocer una pequeña cafetería que servían café caliente con MarshMallow. Ahora no sabría decir si me enamoré del calor de la taza de café en mis manos o de la ciudad en sí.

phoenix park

Los canales de Ámsterdam

Lo más interesante de un viaje es conocer cosas nuevas que te sorprenden, costumbres que no conocías y que aprendes de ellas. Ámsterdam es una de esas ciudades en las cuales el coche pasa a ser algo secundario y son las bicicletas quienes cobran el mayor protagonismo. De Ámsterdam me traje uno de los paisajes de sus canales.

canales de amsterdam

Cualquier sitio

Que sea capaz de amanecer. No tengo paisajes favoritos, algunos más interesantes, algunos más lejos y otros menos convencionales. No me importa el viaje en sí, no me importa dónde voy a ir sino qué me voy a traer de vuelta, y no me refiero a los souvenirs. Cualquier sitio se convierte en un buen lugar en el que quedarse en el momento que puedo ver cómo amanece o se pone el sol. Huir siempre estuvo bien. Ya lo dijo Unamuno, que viajamos no para buscar un destino sino para huir de donde partimos.

sunshine

Fotos|Pinterest

Compartir
Artículo anteriorUn verano en Seúl
Artículo siguienteDestinos económicos en turismo rural este verano
Persona humana amante de las letras y del arte con mayúsculas. Siempre sentí curiosidad por la gente y sus extraordinarias rarezas. Algún día volveremos a comunicarnos en las cabinas de teléfono y a poner sellos en los sobres. Mientras tanto... Publicidad, Marketing, 2.0, Blogger, creatividad, actualidad, tendencia, moda, DIY, redes sociales, lovemarks, engagement, fotografía, literatura.