Muchos Parques Nacionales de los Estados Unidos se encuentran, lamentablemente, bajo amenaza de desaparecer. En este artículo nos referiremos al tema, teniendo en cuenta que estos sitios, además de ser excelente lugares turísticos para estar en contacto con la naturaleza, son zonas en donde se preserva y cuidar la vida.

En los últimos años se han realizado grandes recortes presupuestarios del gobierno muchos de ellos vinculados al Servicio de Parques Nacionales, esto afecta al personal y al programa que los mantiene en funcionamiento, los más perjudicados han sido el Gran Cañón, Yosemite y Yellowstone.

Recordemos que cerca de 280 millones de personas visitan al año los Parques Nacionales de Estados Unidos, los gastos de los visitantes pueden soportar los 247 mil puestos de trabajo aportando varios millones de euros en la economía local.

Parque Nacional Gran Cañon

Yellowstone está considerado como el primer parque nacional del mundo, es reconocido por la fauna u por sus diferentes características geotérmicas. Este sitio se perjudicará mucho por los recortes.

Otro de los parques perjudicados será Yosemite, en California, que tendrá una reducción de más de 1 millones de euros. Al no tener este dinero se dificultará realizar el mantenimiento del parque, que es muy conocido por los grandes acantilados de granito, las cascadas y los árboles de la secoya gigante.

La Unesco ha declarado como Patrimonio de la Humanidad al Gran Cañón de Arizona, conocido por un gran cañón excavado hace 17 millones de años por el río Colorado. Este parque también deberá afrontar una perdida de más de un millón de euros en su presupuesto. Esto generaría un retraso en la apertura de la zona Oriente y Extremo Oeste de este año.

El Great Smoky Mountains National Park ubicado en Tennessee ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad, este sitio es conocido por ser un bosque primario, el cual, como consecuencia de los recortes, deberá cerrar cinco campamentos y áreas de picnic.

Foto | Flickr