Narvik es una de las ciudades más bellas del Círculo Ártico, en Suecia. Está a orillas del fiordo homónimo y su nombre deriva de la que alguna vez fue la granja Narduigh. La ciudad se llamó por un tiempo Victriahavn en honor a la reina Victoria de Inglaterra y a la princesa Victoria de Suecia.

Desde la Edad de Hierro se tienen registros de vida humana en la región. Incluso los vikingos vivieron en territorios de lo que hoy es la ciudad de Narvik. La historia moderna de esta bulliciosa ciudad turística empieza a fines del siglo XIX cuando las minas de hierro de Kiruna se vuelven importantes para la economía regional.

narvik

Necesidades de transporte

Narvik empieza a crecer cuando se construye un tren hasta Narvik para conectar con el puerto de Lulea. El puerto se congelaba durante el invierno y eso dificultaba el transporte de bienes y persona por eso Narvik se erige como la mejor opción al utilizar el sistema ferroviario local para llevar la materia prima de las minas de Kiruna.

El tren de Narvik es uno de los más espectaculares de la región. Atraviesa montañas y sigue en uso, aún hoy las mimas aportan cerca de 25 millones de toneladas de hierro anuales. La zona que mira hacia Suecia tiene montañas que alcanzan los 1700 metros de altura. En las zonas bajas hay bosques encantadores.

Narvik está dentro del Círculo Ártico, pero gracias a la corriente del Atlántico Norte goza de una temperatura más suave de lo que se podría esperar. Visitar la ciudad en verano es una excelente opción para divertirse pesando salmón, paseando en bicicleta o conociendo barcos hundidos. El paisajes y sus atractivos deportivos se combinan para ofrecer una oportunidad única para deleitarse con lo mejor del turismo de los países del norte europeo.