horta

Para quienes gustan de viajar en tren les proponemos un paseo muy particular por Noruega, claro que no se trata de una formación ferroviaria cualquiera sino del famoso Tren de Flam, un medio de transporte turístico que une la población del mismo nombre con la estación de montaña de Myrdal que se encuentra a 866 metros de altura.

El complicado tramo del que estamos hablando comprende solamente 20 kilómetros, pero para que tengan idea de la pendiente por la que circula, diremos que el 80% del recorrido asciende un metro por cada 18 metros de distancia convirtiéndose en el ferrocarril más empinado del mundo y con el mayor desnivel del planeta.

El tendido ferroviario que utiliza el Tren de Flam tardó en ser construído aproximadamente 20 años inaugurándose inicialmente con trenes de vapor en 1940 para luego ser reemplazados por vehículos eléctricos un año más tarde.

horta

A lo largo del circuito el tren atraviesa 18 túneles y ofrece una magnífica vista de los fiordos noruegos que seguramente van a dejarlos maravillados con la majestuosidad de sus espectaculares paisajes naturales.

Por su estupenda e increíble estructura, el Tren de Flam ha sido considerado como una de las obras de la ingeniería más desafiantes del primer cuarto del siglo XX. Un paseo para no perdérselo.

Vía│Escapadas Europa