La ciudad argelina de Timgad es una de las que mejor conserva, en el mundo entero, las ruinas de lo que supo ser cuando aún se mantenía en auge, constituyendo uno de los tantos asentamientos romanos ubicados en el norte de África, y concretamente, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Batna, en la que suelen alojarse la mayor parte de los turistas que luego van en micro o en autos particulares alquilados a visitarla.

Lo interesante del caso es que las ruinas de Timgad, además de estar muy bien conservadas, supieron ser imponentes en su momento, y son realmente muchas. Al punto de que la ciudad ha sido denominada como “la Pompeya del Norte de África”, porque mantiene un planeamiento urbano característico del estilo romano, y mediante todos estos atributos se ha ganado el ser considerada “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO en el año 1982.

Al respecto de la ciudad, debemos decir que curiosamente, si bien en su momento fue amurallada para evitar los ataques enemigos, jamás se construyeron fuertes a su alrededor, como suele suceder en estos casos. Por entonces, se la diseño exclusivamente para que cerca de 15.000 personas habitaran en su interior, aunque rápidamente la población creció por demás, y por eso se desarrolló por fuera de los muros exteriores.

Además, a comienzos del siglo pasado, conscientes los habitantes locales del interés que provocaban las ruinas de Timgad, muchas de ellas fueron restauradas en arenisca y otros materiales, como por ejemplo el Templo Capitolino consagrado al dios Júpiter, con unas dimensiones similares a las del Panteón de Roma, realmente impresionante a la vista.

Por último, no podemos dejar de mencionar otros edificios interesantes, como por ejemplo el teatro local, con alrededor de 3.500 localidades, uno de los recintos que mejor se ha mantenido todo este tiempo, además de las termas, que ya no se usan pero se mantienen en pie, una biblioteca, y una basílica, todas las que pueden ser revisadas por los turistas.