La ruta del cochinillo, desarrollado por la tierra segoviana, es uno de los mayores exponentes sobre los que asienta el turismo gastronómico en España, y que te permitirán unas jornadas de gran placer para el paladar, a través de las villas donde mejor lo preparan.

Si hay un manjar que define la oferta gastronómica de la provincia de Segovia, ese no es otro que el tan conocido cochinillo. Bien lo saben los muchos visitantes que acuden todos los años a estas tierras castellanas para recorrer la ruta del cochinillo, y que en sus mesas no puede faltar este jugoso regalo gastronómico concebido para los paladares más exquisitos. No en vano, los lechones son considerados como una de las marcas de identidad de esta tierra. En efecto, desde el año 2002, el cochinillo de Segovia tiene su Marca de Garantía gracias al esfuerzo realizado por la Asociación para la Promoción del Cochinillo de Segovia. De esta forma, visitar Segovia es sinónimo de degustar un cochinillo en unos de los muchos mesones que surcan sus innumerables villas.

Hasta el punto de configurarse toda una ruta para los amantes de estas deliciosas viandas que la gastronomía local nos ofrece. Hasta el punto de conformar una amplia oferta en las que muchas localidades segovianas pugnan por dar a sus comensales el mejor cochinillo, incluso rivalizando en su calidad. Y de la que puedes beneficiarte durante la visita a estos parajes tan hospitalarios que están a la cima del turismo gastronómico. Aunque finalmente serás tú mismo quien tengas la última decisión sobre su preparación, y cuál ha sido el que más te gustado.

Primer destino: Segovia capital

No es extraño que el punto de partida de este recorrido tan apetecible como es la ruta del cochinillo sea la capital de la provincia. Los mesones regentados por Cándido o Duque fueron pioneros en la elaboración de estas carnes. En ellos pueden saborearse además otros platos típicos de la región, que complementan en un exquisito maridaje la oferta central de esta propuesta culinaria.

La tradición y la preparación tan religiosa con que asan al lechón es el éxito para que sus restaurantes se llenen todos los fines de semana. Actualmente se le ha añadido otras propuestas más innovadoras que tienen adeptos entre los muchos turistas que acuden a esta llamada culinaria. Y que incluso dan un toque modernista a este plato tan típico, alejándose de las recetas tradicionales. Solamente en el entorno de la Plaza Mayor te encontrarás con una lista interminable de restaurantes que basan su oferta gastronómica en este animalito.

Ruta del cochinillo: Segovia
Fuente: JEAN ROBERT THIBAULT

Segundo destino: Torrecaballeros

Este pequeño pueblo, situado a muy pocos kilómetros de la capital, se enorgullece por ser uno de los destinos preferidos de los comensales procedentes de otras latitudes. Hay una amplia oferta en donde elegir, y que se caracteriza porque cada restaurante trata de dar la mejor receta para el asado. Incluso acompañado de unas deliciosas patatas panaderas, que en pocos sitios como este se pueden degustar.

No en vano hay un antiguo chascarrillo que alude a que “Segovia para ver, Torrecaballeros para comer”, y en donde los amantes de los asados disponen de los mejores restaurantes para celebrar sus comidas. Es de las villas segovianas que más mesones albergan, prácticamente en casa calle o plaza. No es estilan otros asados: lechazos o cabritos. Por tanto si vienes a esta villa no tendrás excusa para demandar un tostón bien dorado en sus hornos de leña.

Ruta del cochinillo: Torrecaballeros
Fuente: Pablo Monteagudo

Tercer destino: Sacramenia

Otro de los centros imprescindibles para degustar este plato es el que tiene como destino uno de los lugares que se precian de tener las mejores carnes. No solamente cochinillo, sino también cordero, cabrito. Aunque para los que no son de aquí, será menos conocido, y por tanto no tendrás una oferta tan abundante de mesones como en otras villas.

Recurren más a la materia prima de sus componentes, que a un aspecto muy estético del porcino. Si acudes en tu próximo viaje, deberás tener en cuenta que muchos de los restaurantes de la provincia recurren a las ganaderías de este pueblo para elaborar este plato. Y como consecuencia de ello, te estarán dando una pista muy importante de lo que te encontrarás en sus comedores.

ruta del cochinillo: restaurantes
Fuente: Xose Ramos

Cuarto destino: Sepúlveda

En esta localidad tienen a gloria de haber han sido los precursores de este singular plato. Hasta el punto que aducen sus habitantes, con mucho orgullo, que es el mejor cochinillo de la región. ¿En que basan sus opiniones? Pues muy sencillo, en la receta sencilla que hacen en esta parte de la ruta del cochinillo. No hay florituras, sino que tan solo lo preparan con la receta de siempre: agua, sal y fuego.

Una de las ventajas de optar por esta propuesta es que combinarás una excelente gastronomía rural con un inmejorable entorno natural a través de una de las localidades más estimulantes de la zona con sus calles medievales como principal reclamo turístico. No en vano, y para hacer la digestión de la pantagruélica comida, podrás visitar las Hoces del Río Duratón. Una auténtica joya de la naturaleza a muy pocos kilómetros de esta ciudad. Con toda seguridad que te sorprenderá como epilogo de tu viaje al norte de Segovia.

Ruta del cochinillo: Sepulveda
Fuente: miguelcharrito

Ya solamente quedará que tú mismo elijas el cochinillo que más te ha gustado. No será una decisión muy fácil de tomar después de haber visitados los mejores destinos de la ruta del cochinillo. Pero al menos saldrás reconfortado de haber desarrollado una excelente jornada culinaria. ¿Te atreves que emprenderla el próximo fin de semana?