ruta-vino-ribera-duero

Hablar de Rutas del Vino es hablar de Enoturismo, una modalidad de turismo gastronómico que está muy de moda por motivos obvios, y hoy te queremos hablar de la Ruta del Vino Ribera del Duero para presentarte una alternativa distinta una vez que la temporada alta de vacaciones ha tocado a su fin.

La Ruta del Vino Ribera del Duero recorre el corazón de Castilla y León, un territorio bastante infravalorado en términos turísticos que tiene muchas sorpresas para ti, de hecho esta ruta abarca hasta cuatro provincias: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid con una alta oferta turística, ya que podrás visitar hasta 55 bodegas, 22 restaurantes y 12 enotecas, sin olvidar el resto de puntos de interés como spa, balnearios o centros de cata.

La Ribera del Duero cuenta con más de 21.000 hectáreas de viñedo plantado, y de ahí salen los casi 50 millones de litros de vino anuales, razón por la cual en esta región el vino es fundamental y sus bodegas lo miman como ninguna otra.

Tu visita a la Ribera del Duero va a ser muy interesante si te gusta visitar bodegas, ya que podrás ver desde las más modernas propiedades de los bodegueros más modernos que han sabido y querido adaptarse a los nuevos tiempos y tecnologías, y también las antiguas bodegas que siguen funcionando muy bien gracias a una inmejorable construcción tiempo atrás. De hecho algunas de estas están excavadas en el suelo hasta diez metros para conseguir las condiciones óptimas.

Si al gran vino de Ribera de Duero le añades su espectacular gastronomía tendrás un viaje redondo, ya sabes que en la Ribera del Duero es más que famoso su lechazo asado en horno de leña pero, aunque es un plato increíble la zona tiene mucho más en su cocina tradicional como sus embutidos o la perdiz y las codornices, todo un espectáculo.

En definitiva, si te gusta el vino una escapada a la Ribera del Duero es poco menos que una obligación.