Suecia, Noruega y Dinamarca son tres de los países escandinavos con mayores índices calidad de vida. Sus habitantes se encuentran entre los más felices del mundo y aún así encontraremos notables diferencias al recorrer sus majestuosas capitales.

Nuestra ruta por los países más felices del mundo incluirá referencias históricas, visitas a edificios emblemáticos y excelentes comidas. Entre 1397 y 1523 los tres países formaron una única monarquía bajo el liderazgo de Margarita I para protegerse del resto de las monarquías europeas. Esta etapa conocida como la Unión de Kelmar luego devinó en tres estados independientes con monarquías muy modernas, siempre mencionadas entre las más estables del viejo continente.

oslo

Tres ciudades hermanas

Estocolmo, Oslo y Copenhague son ciudades que comparten tradiciones, historia y costumbres, pero aún así han logrado una identidad única. Maravillas del diseño urbanístico, paisajes increíbles, fiordos, lagos y montañas que invitan a los amantes de los viajes y la aventura a conocer más a fondo los misterios del norte europeo.

En Copenhague, la capital de Dinamarca, hay tres palacios emblemáticos en el centro de la ciudad – Amalienborg, Christiansborg y Rosenborg-. También es recomendable visitar Christiania, una comunidad autónoma en el centro de uno de los barrios más elegantes de la capital danesa.

Estocolmo, también conocida como “la Venecia del norte” es una ciudad que pareciera estar hecha mitad de tierra y mitad de agua. Entre los numerosos destinos nórdicos es el más romántico. Moverse entre las islas no es es sencillo pero la recompensa vale la pena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Visitar el ayuntamiento en Kungsholmen donde se entregan anualmente los Premios Nobel, el Palacio Real con sus jardines o el famoso Museo Nobel donde se cuenta la historia del famoso químico y todos los ganadores del premio que lleva su nombre.

Por último tenemos Oslo, la más pequeña de las capitales. Su entorno natural es el más bello de los tres, con una ubicación privilegiada justo entre el mar, los fiordos y las montañas. El parque Vigeland es uno de los atractivos emblemáticos de Noruega, allí se exhiben las esculturas más importantes y además está conformado un paseo inolvidable que pasa por el palacio real y los majestuosos barrios de Majorstuen y Frogner, entre otros.