La Ruta 66 es un recorrido muy popular que además está marcado por la historia de Estados Unidos, y es que ha sufrido tanto altos como bajos que la han hecho todavía más popular y, por supuesto, han despertado nuestra curiosidad por recorrerla.

A partir de ahora, si quieres disfrutar de la pasión y cumplir tu sueño de hacer un viaje por la ruta 66 de una vez por todas, te vamos a ayudar a conocer mejor algunas de sus particularidades, además de que por supuesto también te lo vamos a poner todo muy fácil para que puedas hacerlo mediante un viaje organizado con el que podrás hacer que esas fantasías se conviertan en realidad.

La historia de la Ruta 66

La Ruta 66 es una carretera que formaba parte de la red de carreteras federales que intentaba unir todos los estados de Estados Unidos, pero con el paso del tiempo se fue convirtiendo en una de las rutas más famosas de todo el país, estableciendo un recorrido que parte de Chicago hasta llegar a Los Ángeles, de manera que el desplazamiento se simplificaba considerablemente lo que favorecía poder moverse a lo largo del país de forma mucho más rápida y eficiente.

Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una ruta que fue fundada en el año 1926, pero que a lo largo de la historia ha ido sufriendo numerosos cambios que van desde la señalización hasta la modificación de algunos de sus tramos, de manera que en la actualidad podemos contemplar una ruta que puede llegar a variar considerablemente en algunos de sus puntos principales.

Hay que tener en cuenta que esta red de carreteras fue en su día no sólo una gran noticia para los que necesitaban desplazarse, sino que también beneficiará considerablemente para todos aquellos que tenían sus propiedades a lo largo de su recorrido, ya que consiguieron subsistir precisamente gracias al fuerte tráfico de todas estas rutas.

Sin embargo, con el paso de los años, se comenzó a realizar una red de autopistas en Estados Unidos que tenían mismo cometido, es decir, unir todos los estados pero en esta ocasión con carreteras acondicionadas para poder viajar a una mayor velocidad. Esto evidentemente había que la histórica ruta66 fuese quedando olvidada e incluso en muchos casos abandonada a su suerte.

Evidentemente todo esto hizo que se produjese en cambios importantes en numerosos tramos, muy especialmente en aquellos en los que había una mayor población, pero finalmente nada se pudo hacer para evitar el declive, con lo cual esta ruta comenzó a ver como sus carreteras se iban vaciando y quedando totalmente abandonadas.

No obstante, con el paso de los años volvió a resurgir de manera que muy en especial en los años 90 comenzó a ser considerada como una de las rutas más importantes de toda Norteamérica, recuperando de nuevo su capacidad para recibir en esta ocasión a miles de turistas que decidían recuperar esta parte tan importante de la historia del país.

Vive una experiencia diferente e inolvidable

Está claro que, una vez que conocemos un poco mejor la historia de la Ruta 66, se abren muchas más razones para hacer realidad esta experiencia, y es que no hay duda de que se trata de una forma fantástica de romper por completo con la monotonía y vivir unos días con esa sensación de libertad y energía que siempre hemos querido.

Además también cabe destacar que vamos a visitar un montón de destinos asombrosos que son considerados como referencias culturales de esta ruta, así como ciudades que exhiben con orgullo su esfuerzo por seguir conservando de forma indefinida el tramo que le corresponde para garantizar que tanto los ciudadanos estadounidenses como todos los turistas que decidan viajar al país, tengan a su disposición la famosa ruta disponible para disfrutar y mantener viva este legendario recorrido.

Harley Davidson y Ford Mustang, dos leyendas que te acompañarán todo el camino

Además, la mejor forma de disfrutar de la experiencia es precisamente haciéndolo lo más tradicional que sea posible, y en ese sentido no cabe duda que la opción de montar en una Harley Davidson y olvidarnos por completo de todos los problemas y las limitaciones es una de las ideas más recomendables.

Por supuesto vamos a necesitar contar con el permiso para este tipo de vehículo, además de que debemos tener muy claro que vale la pena tener algo de experiencia en rutas puesto que vamos a tener por delante un recorrido considerablemente largo, por lo que es importante estar preparados para lo que nos toca.

Si vamos a disfrutar de la ruta durante un plazo de 15 días, lo ideal es que partamos de Chicago para posteriormente dirigirnos a Springfield. El tercer día podemos partir en dirección a Rolla, para lo cual tendremos que recorrer 330 km, y el cuarto nos moveremos hasta Tulsa.

El quinto día partiremos a Clinton y el sexto a Amarillo, mientras que el séptimo día iremos desde Amarillo hasta Santa Fe, de manera que habremos llegado a la mitad de la ruta.

Podemos pasar un día en la zona y el noveno partiremos hacia Gallup, el décimo en dirección a Flagstaff, el 11 nos dirigiremos a Williams, el 12 Laughlin, el 13 partiremos en dirección a Victorville, el día 14 llegaremos hasta Los Ángeles y ya podremos descansar hasta el día siguiente que será cuando salgamos de nuevo de vuelta a casa.

Y por supuesto también os recordamos que tenéis la costa oeste, otra opción con la que poder disfrutar de la experiencia pero, en esta ocasión, quizás puede ser más interesante hacerlo a bordo de un Ford Mustang, llevando a cabo un recorrido mucho más corto pero también con muchos puntos de interés que vale la pena visitar como pueden ser Los Ángeles, el Gran Cañón, San Francisco, Las Vegas, Santa Bárbara, el parque nacional de secuoyas y otros muchos que iremos conociendo por el camino donde encontraremos todo tipo de lugares que harán de nuestra experiencia algo que vale la pena vivir.