Entre todos los sitios interesantes que podemos llegar a visitar en Honduras, indudablemente el sitio arqueológico de Copán es uno de los más recomendables. Se trata, justamente, de uno de los espacios naturales y con construcciones, que mejor conservación presenta acerca de la existencia de la civilización maya, estando ubicado en el departamento de Copán, sobre el sector oeste del país, y cerca de la frontera con Guatemala.

Hay que destacar, en cuanto al plano histórico de este sitio, que desde el siglo V al IX, en realidad el mismo no se encontraba habitado por mayas ni civilizaciones similares, sino que eran otros pueblos originarios los que allí se habían asentado, y que con el correr del tiempo terminaron por dar lugar a los cerca de 4.000 residentes que viven hoy allí, y que llegan mediante una de las tantas carreteras sinuosas que atraviesan Honduras.

Con el tiempo, la ciudad desarrolló un estilo escultórico muy característico, dentro de lo que se consideraban las construcciones mayas en general, y se cree que el mismo estuvo muy relacionado a la existencia de las principales casas de gobernantes en la zona, aunque los cientos de registros históricos que han sido recuperados, no aportan demasiada información sobre este período.

Igualmente, algunos testimonios e investigaciones de los exploradores dejan al descubierto que los mayas denominaban Oxwitik a este sitio, y que supo ser en algún momento, una de sus más importantes ciuudades-estado.

Hay que destacar, en el mismo sentido, que una buena parte del lado oriental de la antigua acrópolis, se vio directamente afectado por la erosión causada por el río Copán, aunque el mismo luego fuera desviado en la década del ´30, a fin de proteger el sitio contra daños mayores. De hecho, en 1980, Copán junto a su sitio arqueológico, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.