- patrocinador -

Las posibilidades que brinda Suiza para disfrutar de unas vacaciones maravillosas son muchísimas y de las más variadas: deportes de invierno, actividades culturales, bellezas naturales y atención personalizada en todos los rincones del país se combinan para que el turista tenga la estadía perfecta.

En materia de deportes la región es única. El golf en cualquiera de los campos de los 42 hoteles de primer nivel que cuentan con ellos es sencillamente espectacular. Sin embargo, nada se compara con la práctica del deporte y la apreciación de la belleza natural, porque el golf en Suiza es eso y más: son las montañas llenas de nieve, los lagos y los paisajes mediterráneos, por ejemplo.

esqui-2.jpg

Otro de los puntos altos (sino el más alto, enriquecedor y bello) es el arte en el país helvético.  Un collage de museos se aprecia por las ciudades, todas con materiales únicos de los grandes exponentes del mundo de la pintura, la escultura y las otras ramas del arte. La oferta es un sinfín de llamados para que los visitantes se acerquen a lugares como el Museo de Arte en Argovia o el Art Basel, el acontecimiento cultural del año.

paul.jpgNo solo hace falta entrar a un museo para apreciar el arte en Suiza, porque las maravillas arquitectónicas de la ciudad no dejan de sorprender a los recién llegados. Muchos de los mejores exponentes del mundo dejaron huella en la arquitectura helvética, y eso en Suiza se observa a cada paso. El Centro Paul Klee y la obra del enorme Le Corbusier dan fe esa afirmación.

Las actividades culinarias son otro punto insoslayable de las recorridas. Con la incidencia de las tradiciones francesas, alemanas e italianas, la cocina suiza se ubica entre las mejores de Europa. Dos productos que condensan toda la gastronomía del país son el queso y el chocolate, que si bien es oriundo de América vio como nacía la primera fábrica dedicada exclusivamente a su producción en Suiza.

Las ciudades, por su parte, son únicas. Todas, ya que al margen de la fama internacional cada una en particular tiene su encanto. Sin embargo, no está de más destacar las de siempre: la capital Berna, declarado Patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. Zurich, que no por nada es el lugar más elegido del país. Y Basilea, la ciudad considerada como el centro de arte, música y arquitectura de toda Suiza.

Comidas, paseos, alojamientos perfectos y un sistema de transporte público aún mejor.  Lugares antiguos, tradicionales, que conservan el aire medieval que adorna de historia un lugar ubicado entre los mejores de toda Europa. Deportes en la nieve, restaurantes de montaña y un encanto natural único en un mismo lugar: en Suiza. Porque si algo está claro es que Suiza es el mejor destino para estas vacaciones de invierno.

- patrocinador -