La República de Malí es enorme y la ciudad de Tombuctu Malí que es su capital es una ciudad muy poblada. Una ciudad que data de la antiguedad y que se ha conservado en muchos de sus monumentos impasible ante el paso del tiempo. Ubicada Malí en Africa es un destino turístico poco frecuente para los que buscan diversión y ocio de ciudades de entretenimiento, porque Tombuctu es una ciudad para el turismo cultural por su casco histórico de relevancia mundial.

En medio de un clima tórrido, Tombuctu Malí es una estampa de ciudad árabe con mercados y edificios singulares por calles estrechas y avenidas sinuosas  de arena. Desde la llegada a la ciudad hay que admirar sus variados monumentos,empezando por sus 5 kms de muralla  y a la famosa Mezquita de Djingareyber que data del  1325, aunque hay otras en la ciudad es ésta  la única mezquita a la que pueden acceder los visitantes no musulmanes.

Aunque se puede admirar lejana la encantadora imagen de la  Mezquita de Sankore,  el Palacio Buctú y la Mezquita Sidi Yahya, no hay todo lo que fue durante siglos la ciudad de Tombuctu debido a las condiciones climatológicas poco propicias como el ambiente seco y el desierto que destruyeron monumentos, los que existen hoy están bajo una constante observación para su preservación. La ciudad de Tombuctu Malí es relevante no solo por sus monumentos sino también por su larga historia, la misma data del año 1100 cuando fue fundada por la tribu de los Tuareg, que contribuyeron a su importancia al convertirla una ciudad de paso camino a las caravanas de mercaderes que recorrían con metales preciosos y sal en la ruta del Mediterráneo.

tombuctu

En medio del desierto no es precisamente una de las más cómodas, cuando las oleadas de arena del desierto o las crecidas del río Níger la dejan totalmente incomunicada en medio del desierto, hay que marchar de ella por mar. Hoy más aislada que nunca por la situación política es una de esas ciudades poco conocidas en el mundo.

Imagen: Wikipedia