Túnez es un destino turístico muy popular en España y en Europa, por un lado porque suele haber ofertas variadas para estancias vacacionales y por otro porque ofrece un amplio abanico de posibilidades de vivirlas.

Situado en la costa mediterránea del norte de África, la diferencia entre norte y sur facilita tomar el sol en playas paradisíacas, vivir aventuras en el desierto del Sahara visitando inolvidables oasis con grandes palmerales, conocer la cordillera del Atlas, con picos como el Ech Chambi de Jebel, de mas de 1500 m. o explorar los lagos salados, como Djerid y el Bizerta.

Culturalmente es un país abierto y plural, como en casi todos los puntos de la costa mediterránea, sus tierras han dado cobijo a fenicios, romanos, judíos, árabes…. Esto le imprime un carácter liberal y una gran cordialidad al turista por parte de sus gentes. En lo cultural encontramos fusión de influencias de todo tipo que se plasman en su arquitectura, música, artes, etc.

La afluencia turística ha promovido el desarrollo de infraestructuras para el visitante, tanto en alojamientos, como en actividades. Si nos apuntamos a algún viaje organizado hay posibilidades para todos los gustos y si hacemos el viaje por nuestra cuenta, resultara muy sencillo apuntarse a rutas culturales, de aventura o dispondremos de actividades en nuestro mismo hotel.

En el norte, en la zona mediterránea, disfrutaremos de playas increíbles, los hoteles buscan la armonía con el medio ambiente y muchos de ellos contemplan las vacaciones familiares con niños, ofreciendo espacios u diversiones pensadas exclusivamente para ellos. Son muy populares las actividades deportivas relacionadas con la náutica, como excursiones en barco por la bahía. También esta muy de moda el buceo y submarinismo, ya que la riqueza del fondo marino es infinita.

Una de las opciones de viajes saludables son los enfocados al disfrute de los beneficios terapéuticos de la talasoterapia, ya que es una practica extendida desde antiguo y es uno de los países mejor dotados en cuanto a instalaciones y programas.

En un viaje a Túnez no podemos olvidar una visita a sus hammam, los baños públicos, que son un centro vital, tanto para el disfrute y la relajación como para la comunicación, puesto que es un lugar donde charlar y conocer gente. Una sesión incluye el acceso al baño, la sauna de vapor y una kassa, un tratamiento exfoliante típico.

Marga Chas Ocaña