- patrocinador -

Canberra, capital de Australia y del urbanismo

- patrocinador -

Turismo y urbanismo en Canberra

Si bien no son muchos, en el mundo existen unos cuantos casos de ciudades especialmente planificadas prácticamente desde sus comienzos para funcionar como capitales de un país. En esa lista podemos encontrar a urbes como Washington, Brasilia o Pretoria, pero también a Canberra, la orgullosa capital de Australia que, cual manzana de la discordia, fue fruto de la rivalidad entre las ciudades de Sydney y Melbourne.

Canberra, capital del urbanismo

Fue en el año 1908 en que las ciudades más grandes, y rivales, de Australia, decidieron emplazar la capital del país en una ciudad distinta a ellas, para no darse ese honor mutuamente. Es así que se comienza a proyectar una ciudad exclusivamente para cumplir con los roles de la morada del gobierno y de los principales entes estatales, tomando el camino de las denominadas “ciudades jardín” a partir del año 1913, cuando el arquitecto estadounidense Walter Burley Griffin toma las riendas del proyecto de desarrollo urbanístico, y cuya figura hoy es recordada a través del famoso lago de la ciudad, el lago Burley Griffin.

Turismo y urbanismo en Canberra

- patrocinador -

De esta forma, al recorrer Canberra a través de sus grandes arterias que parecen más unos grandes caminos trazados en medio de un parque que las avenidas de una ciudad, se puede comprender a la perfección el por qué de la denominación de “Capital del Arbusto” que se ha granjeado, pues difícilmente puedas estar en algún sitio de Canberra sin tener un elemento vegetal a muy escasa distancia.

Y aunque en el Territorio Capital de Australia (ACT) solo viven unas 367.000 personas, se trata de una de las zonas de mayores dimensiones de todo el país, albergando algunos edificios emblemáticos como el Parlamento Australiano y la Corte Suprema de Australia.

Así mismo, en lo que refiere al arte y la cultura, Canberra también ofrece sitios muy interesantes, como lo son la Galería Nacional de Australia, el Museo Nacional, el Canberra Theatre and Playhouse, y el hermoso Albert Hall.

Y teniendo en cuenta que la modernidad y los avances tecnológicos siempre fueron una impronta en el desarrollo de Canberra, no puede dejar de visitarse el Questacon, uno de los mayores centros científicos y tecnológicos más destacados del país.

- patrocinador -