Gjirokastra

Pocas personas en el mundo, incluso aquellas que puedan considerarse amantes del turismo, conocerán la ciudad albanesa de Gjirokastra, a pesar de que la misma ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, y a nivel histórico, es la cuna del dictador Enver Hoxha y del escritor Ismail Kadare. Lo que sucede es que una atracción turística viene haciendo furor a nivel local, y no queremos dejar de destacarla.

Se tr4ata de un imperdible hallazgo que tuvo lugar hace algunos años, un misterioso túnel subterráneo en el pleno centro de la localidad, sin dudas herencia de la Guerra Fría, y que las autoridades locales decidieron en su momento transformar en un recorrido turístico que les permita sacar algún dinero conservando un elemento tan propio de la cultura, y sobre todo de la historia nacional.

Es así que la Fundación que lleva el mismo nombre de la ciudad, con la colaboración del Packard Humanities Institute californiano, se encuentra ahora mismo realizando las últimas modificaciones sobre el trazado original del túnel, de modo que de aquí a un par de meses, turistas de todo el planeta tengan la oportunidad de poder recorrerlo en su totalidad.

Lo más curioso del caso, es que aunque se lo menciona a modo de túnel para simplificar el asunto, quienes han tenido la chance de descender allí y verse inmersos en ese mundo subterráneo, sostienen que en realidad no se trata sólo de un camino recto, sino incluso de una ciudad completa, puesto que tiene varios laberintos y habitaciones que surgen unas de otras.

Ahora, a la espera de terminar el proyecto para transformar esa construcción militar de la época comunista en un destino turístico, está claro que la ciudad albana de Gjirokastra tiene oro en polvo con este túnel tan impresionante que, de seguro, se convertirá en uno de los principales atractivos para los viajeros que lleguen a Albania.