- patrocinador -

Aunque el avión es considerado como uno de los medios de transporte más seguros del mundo, son muchas las personas que se ponen nerviosos cada vez que se suben a uno de ellos. Esto puede ser debido a que no todos los días estamos volando o a esos momentos de turbulencias que pueden acompañarnos durante el trayecto. Lo que ya no es normal es que haya profesionales que tengan miedo a volar. Según ha podido comprobar el potente buscador de vuelos y hoteles Jetcost uno de cada seis tripulantes de cabina reconocen tener miedo a volar, muchos de ellos sufren pesadillas, e incluso, algunos necesitan tomar alcohol para calmar sus nervios antes de un vuelo.

El equipo de Jetcost ha realizado una encuesta a 388 tripulantes de cabina mayores de 18 años que hubieran trabajado en ese puesto al menos durante 12 meses y que hubieran tenido que realizar tanto trayectos de corta como de larga distancia. En primer lugar, a todos los encuestados se les preguntó si tenían miedo a volar, a lo que la mayoría (85%) declararon que se sentían seguros en el aire. Los restantes, es decir uno de cada seis (15%) reconoció tener miedo a volar.

Principales síntomas de nerviosismo

A todos aquellos que afirmaron tener miedo a volar, se les preguntó cuales fueron los síntomas de nerviosismos o temor que habían experimentado. De ellos, casi la mitad, sufrió pesadillas regulares antes de volar. Un 25% tuvo molestias estomacales, mientras que un 17% sufrieron ansiedad, dolor en el pecho y taquicardias. Además, un tercio (32%) de los miembros de la tripulación de cabina con miedo a volar dijo que les gustaría que alguien les sujetara la mano durante el despegue y el aterrizaje.

Cuando se le preguntó sobre cómo se las arreglan para controlar sus nervios y miedos estos fueron los métodos más populares:

1. Tener pensamientos positivos: 74%.
2. Distraerme pensando en otras cosas: 65%.
3. Beber alcohol: 10%.
4. Fantasear con colegas o pasajeros: 9%.

Un portavoz de Jetcost ha dicho: “Con este estudio no queremos que muchas personas que se sentían más tranquilas viendo lo frescos e imperturbables que parecen los miembros de tripulación de cabina se pongan todavía más nerviosas cuando vuelan, en realidad, todos somos seres humanos y tenemos nuestros miedos, y la verdad es que, muchas personas se ponen nerviosas antes de un vuelo, aunque si vuelas regularmente es más que probable que acabes acostumbrándote a ello. El factor más importante es que estos miembros de la tripulación de cabina estén superando sus temores cada día para trabajar en la carrera que aman. Dicho esto, si la salud física y mental de algunos tripulantes de cabina realmente está en riesgo y si no fueran capaces de controlar sus miedos en una situación de emergencia llegando a poner el vuelo y a los pasajeros en peligro por no poder realizar sus funciones con seguridad deberían por el bien de todos buscar otra salida profesional, del mismo modo las compañías aéreas deberían tener tolerancia cero si identifican en sus trabajadores estos graves síntomas”.

- patrocinador -