Vaucluse, donde el ciclismo de montaña se fusiona con la historia y el turismo rural

Toda persona que haya estudiado francés en España, a nivel de enseñanza obligatoria, recordará cómo su profesor o profesora le mostraba la sonoridad de “Sur le pont d’Avignon”. Esta canción popular francesa es una de las más utilizadas para aprender nuevo vocabulario.

El uso de cuentos, canciones y fábulas en otros idiomas ayuda a los niños a familiarizarse con  la pronunciación y la comprensión de ese aprendizaje. En Sur le pont d’Avignon se narran los bailes entre caballeros y damas en la ciudad de Aviñón, una de las protagonistas de nuestro artículo por ser la capital de Vaucluse.

¿Qué es Vaucluse?

Este departamento al sureste del país es uno de los 84 de Francia. Está enmarcado dentro de la región Provenza-Alpes-Costa Azul y presenta un gran atractivo turístico que atrae cada año a unos 3,5 millones de turistas.

En Vaucluse se fusionan bonitas ciudades como la propia Aviñón y Orange, escenarios paisajísticos de excepcional belleza como Luberon o cumbres montañosas que son hitos del ciclismo actual, véase el caso del Mont Ventoux, uno de los puertos con más historia en el Tour de Francia.

Para los menos conocedores de la geografía o la historia francesa, aquí un dato, Aviñón puede ser también conocida por el cuadro de Picasso Las señoritas de Avignon. Pero en este caso, hay que señalar que el nombre de la obra no está vinculado a la ciudad francesa, sino a una calle de Barcelona en la que había prostíbulos.

Sea como fuere, Vaucluse sigue siendo un gran desconocido para muchos turistas. Su principal área de actividad es la agricultura pastoral y es el principal proveedor nacional de melones, cerezas, fresas, uvas y tomates. En la industria vitivinícola también tiene una fuerte presencia gracias a los vinos provenzales Cotes du Rhone.

¿Qué ver en Vaucluse?

Vaucluse es parte de la Provenza, una importante región histórica y cultural francesa limitada por el Ródano inferior en su orilla izquierda y que alcanza hasta la frontera con Italia en el este y el mar Mediterráneo en el sur.

Este territorio francés es un lugar idóneo para disfrutar del turismo rural gracias a sus campos de lavanda y sus cultivos de olivos. Aviñón, que no lo comentamos antes, tiene una importante relevancia histórica pues fue sede papal durante el siglo XIV. En los casi setenta años de esta situación coyuntural en la iglesia católica habitaron la ciudad francesa hasta siete Obispos de Roma.

Por otra parte, conviene no confundir este periodo histórico con el inmediatamente posterior, cuando Aviñón pasó a ser el lugar de residencia del antipapa. Esto se mantuvo así hasta el año 1417.

La capital de Vaucluse está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero el departamento tiene mucho más que ofrecer, desde Bollene a Carpentras pasando por la propia Orange. Una región muy apegada a sus tradiciones y con un sinfín de historias y leyenda que merece mucho la pena conocer.

Senderismo en Vaucluse

Con más de 3.000 kilómetros de senderos señalizados, Vaucluse es una auténtica joya para los amantes de esta actividad. En los itinerarios se puede disfrutar de las viñas del Ródano, los campos de lavanda, el color ocre de sus cultivos y los encantadores pueblos salpicados en este escenario rural.

Existe hasta algún itinerario que permite conocer todo el departamento en una actividad que ocupa siete días de duración y que incluye jornadas muy accesibles de entre 7 y 14 kilómetros. Si no te atreves con esta propuesta, aquí va una más sencilla, las excursiones en Colorado de Provenza. En France Voyage nos muestran con todo detalle esta ruta, que apenas obliga a una hora de camino y es sorprendente por la intensidad de los colores.

Mont Ventoux, el techo de Vaucluse

Conocido como el Gigante de la Provenza, el Mont Ventoux se alza 1.909 metros sobre el nivel del mar. No es una altitud muy reseñable si la comparamos con las cimas localizadas en Provenza-Alpes-Costa Azul, donde se localizan montañas por encima de los 3.200 metros.  Sin embargo, su atractivo va mucho más allá de la altitud.

El Monte Ventoso es un puerto único en el ciclismo francés. Su paisaje lunar provocado por las fuertes rachas de viento, además de su importante desnivel y su extensión, 21 kilómetros al 7,6% de desnivel, hacen temer a gran parte del pelotón cuando su subida se incluye como fin de etapa en el Tour de Francia.

A lo largo de la historia de la carrera ha sido escenario de importantes gestas como las protagonizadas por Fausto Coppi, Marco Pantani o Chris Froome. En este monte también se produjo la muerte de Tom Simpsons, un ciclista inglés que cayó desplomado en plena ascensión y que, más tarde, se supo que murió como consecuencia del uso de anfetaminas. Esto supuso la aparición de los controles antidoping en el deporte.

Estas dos recomendaciones son solo un pequeño avance de lo que propone France Voyage con su Guía de Vaucluse, el mejor documento en la web para disfrutar de este completísimo departamento al sureste de Francia.

Ir arriba