viajero.gif

La seguridad es una de las cuestiones que más afectan a un destino turístico en la preferencia de los viajeros. Nadie quiere salir de su casa en busca de esparcimiento y descanso, para atravesar por la desagradable experiencia de un asalto o un hecho delictivo.

Y aunque nadie puede asegurarte nada al respecto, aquí te dejo algunos consejos para que tu viaje sea realmente una vivencia sin sobresaltos.

  1. Mantén a buen resguardo tus efectos personales en aeropuertos o terminales de buses, en especial la documentación.
  2. Evita llevar cantidades considerables de dinero encima. Opta por tarjetas de crédito internacionales o cheques de viajero.
  3. No expongas demasiado tus artículos de valor: cámaras digitales, filmadoras, teléfonos móviles, etc. Tampoco ostentes joyas valiosas ni suntuosas.
  4. No hables con extraños sobre el motivo de tu viaje, en especial si éste fuera por negocios. Hay personas que se especializan en detectar “víctimas” en los aeropuertos para luego timarlos.
  5. No aceptes custodiar el equipaje de nadie. Es común que con la excusa de ir al baño o de hacer una compra de último minuto alguien te pida cuidar una maleta. Si llega el momento de embarcar y la maleta pasa contigo sin problemas, el dueño aparecerá de seguro. Pero si en la misma hubiera drogas (por ejemplo) créeme que te costará mucho explicar a las autoridades por qué esa maleta está contigo.
  6. Coloca tu documentación y dinero en la caja de seguridad del hotel y cuando salgas es preferible que lleves contigo una fotocopia de tu pasaporte para casos de emergencia.
  7. Consulta con el personal de tu hotel sobre las zonas más inseguras de la ciudad y obedece las indicaciones de los lugareños.

Un viaje es una experiencia que debes recordar por placentera. Toma todos los recaudos para que así sea.