Un viaje a Roma de 3 días no es mucho tiempo como para visitar tanto lugares de interés como tiene la capital transalpina. Pero si al menos como para dirigirte a los sitios más renombrados, que no deberás perderte bajo ninguna circunstancia. No en vano, pasan por ser unos de los grandes iconos de la cultura occidental, en sus diferentes fases históricas. Deberás aprovechar esta visita con un recorrido exhaustivo de los mismos, para que no te dejes nada en tu encuentro con una de las ciudades de referencial en la actual oferta turística.

Cuando salgas con destino a este viaje a Roma de 3 días tendrás que tener delimitados cuatro lugares de especial y de obligada visita para agotar el tiempo con mayor efectividad, y con mayor conocimiento de los sitios visitados. Es de las pocas ciudades en donde pasarás de una época histórica a otra diferente en pocos metros, y con el contraste de su arquitectura y edificios más representativos. ¿Qué más puedes pedir a un viaje?

En cualquier caso, la visita a la Ciudad Eterna necesitará de un poco de calma, especialmente en un viaje tan corto. No en vano, su tráfico es desquiciante, y bastante anárquico, que necesitará de mucho tiempo para los desplazamientos que realices para ver los lugares de interés seleccionados. Es cierto que puedes utilizar el metro, pero no es de los puntos fuertes de la ciudad, y con muy pocas líneas como principal característica. Vete preparándote porque ya estarás en condiciones de contemplar algunos de los parajes más vistos por toda clase de turistas.

Viaje a Roma de 3 días: Coliseo

Parada obligatoria en cualquier clase de viaje a Roma de 3 días. Será el prólogo para empezar la visita siguiendo un control cronológico impuesto por su historia. Estarás ante el auténtico símbolo de la ciudad, con una historia de más de 2.000 años de antigüedad, y que representó el poder a través del Imperio Romano. Inmortalizada en infinidad de películas, se ha convertido en una de las siete maravillas del mundo moderno.

Nada de lo que está representado dentro de su recinto te será ajeno. En cualquier caso, es uno de los puntos más visitados del mundo, y para evitar las largas colas, no tendrás más remedio que llegar a primeras horas del día para comprar la entrada que te da acceso a sus instalaciones. Seguramente que el alma de los grandes emperadores estará presente durante la visita. Algo normal tratándose de la inmortal Roma.

viaje a roma de 3 días: coliseo
Fuente: Carlos Correa Loyola

El Vaticano

El centro del mundo católico concentrado en uno de los espacios más visitados por turistas procedentes de todo el mundo. La plaza de San Pedro será un paso obligado antes de entrar a la basílica. Las referencias a Miguel Angel, Bramante o Bernini serán una constante a lo largo de este recorrido.

Dos lugares que no debes perderte bajo ninguna excusa. Por un lado, la Capilla Sixtina, la obra maestra del maestro Buonarotti, que debes observarlo en directo al menos una vez en tu vida. Seguro que no te arrepentirás. Y por otro, los Museos Vaticanos, que guardan innumerables joyas acumuladas durante siglos de historia. Para verlo todo, en un viaje tan limitado de tiempo como este, tendrás que dedicarle dos días muy intensos, y seguramente no lo veas todo.

viaje a roma de 3 dias: vaticano
Fuente: Raphaël Chekroun

La Fontana de Trevi

Para mantener las costumbres romanas, no te quedará más remedio que echar unas monedas a la fuente, y se cumplirá el deseo del volver a la Ciudad Eterna, y si son varias hasta encontrarás el amor de tu vida. Durante el viaje a Roma de 3 días será otra de las citas inexcusables que tendrás apuntada en el calendario. No en vano, los lugareños aluden que es la fuente más bonita de la ciudad. ¿Quieres comprobarlo? Se trata de un entono muy hermoso, en la que todos los días está  lleno de turistas. Puedes aprovechar para descansar en una de sus muchas terrazas mientras te tomas uno de esos helados tan característicos de esta tierra.

viaje a roma de 3 dias: fontana de trevi
Fuente: Ramón

Castillo de Sant, Angelo

Muy cerca del Vaticano y junto al río Tiber, está otro de los emblemas de la capital italiana. Su historia se remonta desde el año 135, en la época del emperador Adriano. Consta de cinco plantas que vas subiendo a través de una rampa en espiral, que es inconfundible. Será más que necesario que reserves algo de tiempo para, desde diferentes ángulos, disfrutar de las esplendidas vistas panorámicas que tienes desde este lugar. Y hasta si queda algo, acercarte hasta la sala en donde se exponen una de las más importantes colecciones de armas de todo el mundo.

viaje a roma de 3 dias: castillo de san angelo
Fuente: fresus

Después de este viaje a Roma de 3 días, seguro que tendrás ganas de repetir la inolvidable experiencia que has vivido durante estos tres días. Pero seguramente que ampliando su duración, y cuantos más días mejor, ante tantas maravillas que has podido visualizar durante tu breve estancia. Y en donde seguramente, y a diferencia de otros destinos, no podrás decantarte por un único lugar que sea el que más te ha gustado de todos. ¿A que sí?