La espectacular belleza de estas ciudades coloniales no se basa unicamente en la excelsa arquitectura de los edificios de la época, sino también en el fascinante escenario artístico que las rodea. Vísitalas y disfruta de un fin de semana lleno de historia, comodidad y serenidad a un precio sumamente accesible.

Ciudad Querétaro

El Hotel Quinta Santiago. Este espectacular hotel está situado dentro del magnífico edificio restaurado Real Colegio Beatario de San José de las Carmelitas -en el corazón del Centro Histórico de Querétaro- cuya construcción data de 1750. Un lugar pacífico lleno de armonía y comodidad. Quinta Santiago dispone de 30 habitaciones distribuidas a lo largo de diferentes patios en los que podrás observar increíbles portales y fuentes.
Las tarifas no incluyen impuestos y van de 89 hasta 250 dólares, incluyendo dos desayunos por habitación. Alternativamente, el hotel ofrece servicios de bar y cafetería, en donde te recomendamos que pruebes su sabrosa comida y bebidas. También encontrarás un centro de negocios, salones de juntas e imponentes patios coloniales para trabajar o descansar. (www.hotelquintasantiago.com)

Ciudad Guanajuato

El Hotel Real de Minas. Cercano a la Alhóndiga de Granaditas y a tan sólo 10 mintos camiando desde el Mercado Hidalgo se encuentra este espectacular hotel colonial conocido durante la época dorada de la minería como Hacienda de Rocha, y donde aún se pueden observar los muros en los que se vaciaban minerales de oro y plata. Un espacio histórico y tranquilo excelente para los amantes del arte.
El Real de Minas posee agradables instalaciones rodeadas de magníficas áreas verdes. Dispone de 165 lujosas habitaciones y 25 amplias suites con estilo colonial mexicano. Las tarifas van de 87 a 125 dólares, impuestos y desayuno americano incluídos. Pero ahí no termina la cosa, también podrás gozar de servicio de belleza y masaje, así como de 14 salones convencionales y de una tienda de artesanías, por si deseas llevarte un recuerdo. (www.hotelesrealdeminas.com.mx)

Ciudad Oaxaca

Hotel Parador San Miguel. Localizado en una de las avenidas principales de la ciudad, y a sólo media cuadra de la Alameda Central, se oculta este fantástico hotel de arquitectura colonial. Parador San MIguel es el sitio mágico y perfecto para pasar unos días de descanso profundo acompañado del maravilloso folclore oaxaqueño. Herrería forjada, columnas de cantera verde y muros de diferentes tonalidades rodearán tu estancia dentro de una cálida atmósfera mexicana. Su elegante restaurante, El Andariego, posee deliciosos platillos regionales e internacionales que cautivarán hasta el comensal más exigente. El hotel dispone de 23 bellísimas habitaciones construídas en el clásico estilo oaxaqueño donde el color y hermosas artesanías predominan predominan dentro de su extraordinario diseño. Las tarifas van de 100 dólares en adelante y todas incluyen impuestos. Decídete y ven a descubrir el misticismo que encierra este escondite cultural. (www.paradorsanmigueloaxaca.com)