-

Dune du Pyla, sorprendente formación natural

horta

Situada en plena costa atlántica francesa, podremos observar uno de los lugares naturales más impresionantes del mundo, que seduce por la imponente dimensión y la belleza del paisaje.

Se trata de la Dune du Pyla, la que consiste en una duna de arena que por su gran tamaño se asemeja mucho más a una montaña, logrando en su cumbre los 104 metros sobre el nivel del mar.

Los bancos de arena abarcan una superficie de 1500 hectáreas a los que llegan varios ríos y el océano que baña la encantadora Bahía de Arcachon ofreciendo una postal sorprendente.

horta

Esta formación se desplaza a una velocidad de cuatro metros por años y ya se ha encargado de apropiarse de los terrenos de un hotel y parte de un camping cercano, además se calcula que en cien años la duna llegará a la carretera.

Entre las actividades del lugar podemos ver que es posible llegar a la cima por medio de unos escalones artificiales y una vez allí los más aventureros pueden aprovechar y practican surf en las laderas.

Vía 3 Viajes al Día

Lo último...

La nueva forma de viajar de los españoles: escapadas con actividades privadas

Este año, los españoles han tenido que cambiar su forma de organizar sus viajes, apostando por destinos cerca de casa con el objetivo de...

6 destinos pensados para relajarse y desconectar

La alarma sanitaria provocada por la Covid-19 ha afectado al modo de viajar de las personas. Un alto porcentaje ha dejado de hacerlo por...

5 destinos románticos españoles para una escapada en otoño

Otoños es, para muchas personas, la mejor época del año para viajar. Es cuando la temperatura se vuelve más suave, lo que te permite...

Los españoles apuestas por el turismo nacional

La crisis causada por el Covid ha afectado a muchos sectores, siendo el turismo uno de los más afectados. Este verano, la gente ha...

Los mejores lagos que nos podemos encontrar en cada Comunidad Autónoma

España es conocida por sus playas, pero nuestro país esconde muchos otros paisajes de gran belleza y que siempre quedan escondidos en un segundo...