-

El arrecife Kiritimati en el Océano Pacífico

horta

Nuestro siguiente destino se sitúa a unos 6700 kilómetros de Sydney, más precisamente al norte de la isla de Kiribati, un paradisíaco arrecife en el Océano Pacífico.

Estamos hablando de Kiritimati o también conocida como “Christmas Island”, y tiene la particularidad de ser la isla de coral más grande del mundo ya que dispone de una superficie de 642 kilómetros cuadrados.

Entre los lugares recomendables que no te puedes perder es el Canal Burgle, una laguna unida en la zona norte por las Islas Cook y en el sur por el Sur Pasaje.

horta

Este maravilloso entorno no contempla solamente las espléndidas playas de arenas blancas y casi inexploradas sino que gran parte de su belleza radica en la amplia variedad de especies silvestres.

Un encantador sitio ideal para visitar especialmente a fin de año, ya que es el primer lugar en recibir el año nuevo, reuniendo así una inmensa cantidad de detalles que lo hacen muy atractivo.

Vía Viaje Oceanía

Lo último...

Refréscate por la ruta del helado artesano de Palma

No hay nada mejor, para hacer frente al calor del verano, que disfrutar de un buen helado, y si es artesanal, mucho mejor. En...

Centroamérica y República Dominicana ofrecen algunas de las especies más exuberantes del planeta

Los amantes de los animales, tiene en Centroamérica y República Dominicana un destino donde poder disfrutar de algunos de las especies más exuberantes. Los...

Estas son las 10 playas más populares de España en Instagram

Este año 2020 no está siendo nada fácil para las familias. El confinamiento por culpa del coronavirus ha hecho mella en las personas. Son...

Madeira, un lugar único que visitar solo o acompañado

Madeira es uno de esos sitios que son perfectos para poder disfrutar de unas vacaciones tranquilas y seguras. Esta isla portuguesa ofrece un ambiente...

Calafell: planes para disfrutar de este municipio con niños

Calafell es un municipio de la provincia de Tarragona, situado en el corazón de la Costa Dorada. Con el paso del tiempo, y gracias...