- patrocinador -

tasman11.jpg

La alarma por el calentamiento global continúa en aumento. Y sus efectos también. Pero, a excepción de organizaciones no gubernamentales y algunas pocas empresas, las grandes corporaciones y los países desarrollados no parecen dar señales de preocupación, o al menos de medidas paliativas a una crisis que se profundiza día a día.

Hace unos días, el científico Martin Brook declaró a Radio New Zealand que el Glaciar Tasman, el más grande de Nueva Zelanda, situado en el Monte Cook, habrá desaparecido para el año 2028.

Su ritmo de derretimiento alcanza los 500 metros anuales y esto se debe a que se trata de un glaciar a baja altitud, apenas 730 metros sobre el nivel del mar.

A los pies del glaciar se extiende un lago que hace 30 años no existía y que actualmente tiene una profundidad de 245 metros y 7 kilómetros de largo. Es el hielo derretido del Tasman, durante tres décadas.

tasman.jpg

En algo más de una año, el Tasman ha pasado de los 29 kilómetros de superficie a los 23km.

Este no es el único glaciar terrestre que va desapareciendo paulatinamente por la despiadada acción del hombre. En muchos otros puntos del globo las consecuencias del incremento de la temperatura atmosférica y de la superficie de los mares están haciendo estragos ecológicos.

¿Alguien se ocupará en algún momento de salvar la vida en el planeta?

Vía ADN Mundo

- patrocinador -