Aproximadamente unos 500000 turistas por año son parte de la magia que encierra uno de los museos más importantes del mundo, no solamente por las obras que guarda si no por la belleza arquitectónica del edificio y sus alrededores.

El famoso Museo de Rodin constituye uno de los más populares de Francia luego del Louvre, Versailles o el Museo de Orsay, y nos permite situarnos en un palacio con estancias perfectamente decoradas.

Localizado en el centro de París, este recinto contiene las obras de unos de los escultores más importantes a lo largo de la historia. El edificio data de principios del siglo XVIII y cuenta con diez salas en planta baja y ocho en el primer piso.

El museo ofrece una variada agenda que realiza exposiciones temporales, por lo tanto es recomendable observar si es de su interés la muestra que se encuentra en ese momento ya que estas se pagan aparte.

Este lugar es parte de la red de Museos Nacionales franceses y el precio es unos 6 euros por los que es posible observar las presentaciones permanentes y los jardines. Sin duda este destino muestra toda la belleza de una de las épocas más importantes en la historia del arte.

Vía Diario del Viajero