El turismo rural se ha convertido en una opción real para tener en cuenta en época de vacaciones. España ha triplicado su oferta en este servicio en los últimos diez años consolidándola como una alternativa en períodos de vacaciones largos y a precios asequibles.

El aumento de la demanda de turismo rural ha provocado un aumento del 200% en la oferta de este tipo de hospedaje. De 43000 plazas disponibles en 2001, este mismo año hay 144000. Además, este turismo consiguió el pasado verano una ocupación del 73% en España, según los datos ofrecidos por el Instituto de Estudios Turísticos (IET).

Alicante, Málaga y Girona son las zonas que más han incrementado la oferta de casas rurales, según el portal Vacaciones-España.es. El interés suscitado por este tipo de turismo ha hecho aumentar también las estafas a través de Internet a la hora de contratar estos servicios. El portal advierte y aconseja a los clientes que se aseguren de la transparencia en las gestiones. La Policía Nacional recibe cada año 5000 denuncias por estafas en la red.

El cambio de hábitos de los turistas se debe a un interés mayor por conocer rincones apacibles, tranquilos y paisajes fuera de lo común y difíciles de disfrutar en viajes masivos.