Se trata del segundo país más poblado de África; después de Nigeria. Y está situado justo en el cuerno; en donde desagua el mar Rojo.

Quienes lo han visitado afirman que ha sido una de las mejores experiencias de su vida ya que se trata de otro mundo.

Etiopía es el único país africano que posee un altiplano montañoso suficientemente grande como para mantener alejadas todas las enfermedades que los europeos corremos peligro de padecer viajando allí. No nos tenemos que tomar esas pastillas de la malaria que nos revuelven por dentro.

Los paisajes de este país son muy diversos. Del Norte al Sur cambia totalmente el ambiente, la fauna y la vegetaión. Entre los animales más pintorescos encontramos el Babuino gelada y la niala de montaña, una gran gacela descubierta en 1912.; los podemos ver en su hábitat en el Parque de monte Semien.

El extremo sur, en cambio, se parece más al paisaje típico africano. Con más tipos de gacelas, podemos contemplar algún león y por fin veremos los simpáticos elefantes. Todo esto siempre guiados por gente que conozca la zona y con protección previa tanto en vestimenta como en productos antipicaduras de insectos.

EL sur es interesante porque está el complejo de poblaciones o tribus del “Río omo” .

Bóttego, explorador italiano de 1896 descubrió donde desemboca este río, ya que solamente se sabía donde nacía. Como era tan largo, sinuoso, y entraba en las hondas cavernas selváticas, casi nadie se había atrevido a explorarlo; y quienes lo intentaron, todos resultaron muertos por el ataque de animales salvajes. Desemboca en el lago turkana, llamado al tiempo de Bóttego “Rodolfo”.

La gente de estas tribus están siempre desnudas, con ornamentos de colores, como collares, brazaletes, tobilleros y también se marcan el cuerpo con decoraciones a base de cortes.

Los nombres y formas de vida, a nosotros nos suenan muy extraños y pintorescos:, pero en realidad, su vida es sencilla y en plena armonía con la naturaleza.

Mursi , por ejemplo, es el nombre de una tribu. Os sonará por documentales el platillo en los labios y el alveolo de la oreja de las mujeres.

Surma, otra tribu, también con estos ornamentos; incluso más grandes.

Hay tradiciones que resultan increíbles a nuestros oídos, por ejemplo, en la tribu de los Hamer, se practica el salto del toro: un chico debe saltar una fila de toros cuando se hace mayor, si no lo consigue en tres intentos los echan y vivirá para siempre como un hermitaño solitario.

En el Norte es totalmente distinto. Están las tribus Tigrini, Amhara, Shoani… pero no son selváticas; visten a lo occidental, con túnicas llamadas Shamma. Lo mismo ocurre en el centro, con los Afar o los Harrarini

5 mayo 1936 italianos conquista Addis Abeba (Nueva Flor), la capital fundada por Melenik II cincuenta años antes. Y en el 42 aproximadamente ya posee todo el país. Desde ese momento, los patrioticos “shifta” (bandido en el idioma local) luchan por su independencia en continuas guerrillas hasta 1941.

Para los más atrevidos a la hora de viajar…. todo un reto y una maravillosa experiencia.

1 Comentario

  1. Nunca se me habría ocurrido viajar a Etiopía. Pensaba que lo único que me encontraría allí sería pobreza, miseria y paisajes desolados…
    Ahora creo que sería un destino muy interesante.