No es la primera vez que Francia se alza con el galardón. Desde hace varios años, este país europeo, y en particular, su capital, París, son elegidos como el principal destino turístico del mundo.

Y 2008 no ha sido la excepción. Los visitantes que eligieron Francia para sus vacaciones se incrementaron en un 4% con respecto a igual período del año anterior.

82 millones de turistas pisaron tierra francesa durante este año, de los cuales 14 millones eran viajeros en tránsito, mientras que 68 millones habían elegido a Francia como el destino principal de su viaje, según lo informó oficialmente el Ministerio de Turismo de ese país.

Del total de visitantes, un 46% fueron europeos. La reducción de los índices de turistas provenientes de América y Oceanía, se debe principalmente a la caída de las monedas respectivas en esos países y a la creciente fortaleza del euro, que torna prohibitivos estos viajes de placer para los turistas provenientes de los países emergentes.

Creció el número de visitantes procedentes de Suiza, Italia, España y Portugal, contra una marcada caída de los turistas alemanes.

El Ministerio también informó que la estadía promedio se inscribe alrededor de las 6 noches para los turistas europeos, mientras que para los viajeros del resto del mundo, este promedio se ubica en las 8 noches de alojamiento.

Infraestructura, historia, paisajes y leyendas, son los principales atractivos de un país que enamora a quien lo visita.