Europa ha visto nacer su último estado. El 17 de febrero pasado, Kosovo ha declarado su independencia de Serbia, y se ha constituído en un nuevo país cuya capital es Pristina. Tiene un aire musulmán característico; sus habitantes son mucho más curiosos y amistosos que en Serbia y Montenegro.

La última consecuencia de la desintegración de los Balcanes tiene una población de unos dos millones de personas, formada predominantemente por albaneses y minoría serbia, también turcos, bosnios y otros grupos étnicos. Es una ciudad que carga con una cierta actitud negativa desde la guerra de Yugoslavia. Pero ahora Kosovo y su capital son un destino cada vez más solicitado. Pristina aún no ha sido totalmente reconstruida desde que finalizó la guerra, pero está en ello, es fascinante pero no bonita al ser practicamente una ciudad nueva.

La mejor vía de transporte para llegar a Kosovo es la aerolínea de bajo coste Germanwings que propone dentro del horario de verano una conexión desde el aeropuerto de Colonia/Bonn a Pristina con una frecuencia de un vuelo semanal. Otra buena opción es volar a Skopie en Macedonia, y entrar por la frontera Sur, aunque puede resultar algo peligroso. Tanto la policia de UNMIK como las fuerzas de KFOR mantienen el area muy controlada.

horta

Una buena manera de recorrer el país es a través del tren Kosovo Express. Pec agradable localidad pintoresca y poco turística, se encuentra resguardada por las elevadas montañas del este de Kosovo. El bullicioso bazar oriental de Pec está situado a los pies de la Mezquita de Bajrakli, del siglo XV; es una de las ocho mezquitas en activo de la ciudad. Fuera de la ciudad, el Monasterio Patrijarsija fue un reducto de la ortodoxia serbia durante el régimen otomano. En el interior del monasterio pueden verse tres iglesias del siglo XIII, todas ellas con cúpulas doradas y hermosos frescos medievales. Al sur de Pec, el Monasterio Visoki Decani también contiene bonitos frescos del siglo XIV, y el paseo desde la parada de autobús recorre un agradable bosque.

horta

Brezovica, está en la parte norte de Sar Planina, que divide Kosovo y Macedonia, es el destino favorito de vacaciones en Kosovo. Otra buena idea es disfrutar de la naturaleza en el Valle de Rugova.

Probablemente en ningún otro lugar de Europa los derechos humanos fueron violados de una forma tan flagrante y sistemática como en Kosovo, por lo que su reciente independencia significa un cierre a esta etapa funesta.

Vía│periodistadigital