Seguro que en más de una ocasión habéis salido al campo y os ha faltado un abrelatas, o la navaja, o el sacacorchos… este gran invento, lo tiene todo.

La primera entrega fue realizada en el 1891, para el ejercito suizo. Cuando el país sufría una grave crisis y Carl Elsener, su inventor, fundó la Asociación Suiza de Cuchilleros para crear más puestos de trabajo.

Poco a poco, y después de varias ruinas, ya que industrias alemanas las fabricaban más baratas, Carl Elsener consiguió un nuevo modelo más ligero que servía para uso doméstico.

Hoy en día hay más de cien modelos distintos con diferntes utensilios, algunas hasta con reloj digital y cronómetro. Ha sido probada en expediciones extremas por el ártico y ha resultado ser un auténtico salvavidas.

Por eso, si eres amante del turismo rural, el senderismo y el deporte extremo, no olvides meter en tu mochila este genial invento suizo.