Camino de Santiago: De Saint Jean de Pied de Port a Roncesvalles.

Esta primera etapa del camino francés es realmente dura, pero si te ves con fuerzas, es sin duda una de las más bellas.

No es nada aconsejable en invierno ya que tiene pendientes muy pronunciadas. En Saint Jean onfluyen los tres caminos del territorio francés y hasta Roncesvalles son tan sólo 12 Kilómetros, pero eso sí, unos kilómetros de los más duro.

Donibane Garazi en euskera o Saint Jean de Pied de Port en francés, es un pequeño pueblo de visita obligada por lo mucho que ofrece. Para empezar, un vino con denominación de origen que vien merece una cata para empezar bien el camino.

Es totalmente medieval. La ciudadela fortificada está perfectamente conservada y pasear por allí es un auténtico lujo.

Empezando por la plaza de Gaulle encontramos el majestuoso ayuntamiento, un palacio renacentista inspirado en los palacios del rey Sol.

Paseando paseando te encuentras con el río y con sus vistas desde el puente; ahí, ves todos los monumentos del pueblo y no puedes resistir sacar una bella fotografía.

Las casas de este pueblo parecen de cuento. De colores, con pequeños balcones y tejados y dinteles preciosamente decorados.

Tenemos arquitectura histórica bellísima en este pequeño rincón del sur de Francia: La iglesia de Notre Dame du Bout du Pont, la casa y la prisión de los obispos en la calle que sube de esta iglesia, la puerta de Francia (o la de los peregrinos), la plaza Mayor…

Un pueblo digno de visitar para empezar con fuerza esta etapa comnplicada.

El camino en esta etapa es prácticamente todo subida; por este motivo, mucha gente prefiere empezar en Roncesvalles. Pero lo cierto, esque el esfuerzo se ve recompensado por las maravillosas vistas que nos ofrecen tanto los pueblos, como la naturaleza.

Los pueblos son: Donivane Garazi, Luzaide Valcarlos, Ganekoleta, Puerto de Ibañeta y por último Roncesvalles.

Roncesvalles también es de visita obligada aunque estés muy cansados. Un vez en el albergue, remoloneáis un poco y después vais a visitar la colegiata de Nuestra Señora de Roncesvalles y a escuchar a las 20 horas la misa del peregrino. Esta es una cita también para los no creyentes, porque hablan del camnino, de las rutas y os aconsejan. Además, es una maravillosa misa cantada por los canónigos; un espectáculo.

La colegiata, que toma el modelo de Notre Dame de París, es de planta rectangular y tres naves, se cubre con bóveda de crucería. Dentro, está la talla del siglo XIV de la Virgen de Roncesvalles que le da nombre.

Tiene un hermoso claustro gótico con una gran sala capitular del siglo XIV, utilizada de panteón de Sancho el Fuerte, conocido por su victoria en la batalla de Navas de Tolosa contra los musulmanes. Se conservan también las cadenas que éste le quitó al califa y que actualmente es uno de los emblemas de Navarra.

Imprescindible visitar también la capilla de los peregrinos, del siglo XIII, que es muy pequeñita y con un gran valor histórico y la Cruz de los peregrinos del siglo V.

Ir arriba