Una manera original de recorrer y visitar nuevos lugares es animarse a la experiencia de un turismo poco convencional, como visitar laberintos, y atreverse a perderse, explorar y encontrar un nuevo estilo de viajar a través de la imaginación de sus constructores.

Los laberintos han sido construidos desde tiempos prehistóricos y hoy en día son una atracción paisajística, un desafío a la lógica y al sentido de la orientación… y símbolo de riqueza y poder.


maiz

Desafiantes y enigmáticos los laberintos han sido levantados en iglesias, jardines, templos, palacios, museos, paseos públicos y parques de diversiones con los mas diversos materiales, tales como piedra, setos, trigo y hasta girasoles, con gran variedad de finalidades a través de la historia, hoy en día pueden recorrerse en muchos rincones de Europa:

Parque del Laberinto de Horta, de estilo neo clásico en Barcelona, España.

Laberinto del Jardín “El Capricho”, Madrid, España.

Casa de Campo de Felipe II, laberinto del parque en Avenida de Portugal, Madrid, España, entrada gratuita, hermoso paseo para recorrer con niños.

Laberinto de maiz “Girándula” de diseño celta, dentro de un parque de diversas atracciones y varios laberintos más, camino a Santiago Km 338 N-120, León, Astorga, España.

Laberinto de Hampton Court, Londres, Inglaterra.

Parque Hazlehead, en las afueras de Aberdeen, Escocia, se encuentra el laberinto de setos plantados en 1938.

Laberinto Altjessnitz, construido en 1792, es un laberinto de setos de 50m de planta, siendo el mayor de Alemania cuenta con 200 recorridos posibles para llegar a su centro.

En fin, si te animas a regresar tarde a casa… lugares ideales para perderte y encontrarte.

1 Comentario