Mogadiscio

Seguimos con el repaso de los diez destinos más peligrosos que podemos encontrar en todo el mundo a la hora de hacer turismo. En la entrega anterior nos encontramos con inseguridad, terremotos, volcanes, accidentes en helicóptero, y vamos a ver que nos depara el destino ahora.

Para ir directamente hacia el sexto lugar, necesitamos unas muchas horas de vuelo hasta llegar al Volcán Mayón, Filipinas. Aunque es un sitio turístico por naturaleza, lo cierto es que sólo en los últimos años ha presentado 49 erupciones. De hecho, es innumerable la cantidad de personas que han fallecido al intentar fotografiar la lava lo más de cerca posible.

Luego nos encontramos con el Monte Cook, en Nueva Zelanda. El problema en este caso es la ubicación geográfica del mismo, que si bien es la que le otorga su belleza, también le quita en consideración de las decenas de muertes registradas, en la mayoría de los casos como consecuencia de avalanchas, grietas y el desplazamiento de los hielos.

Posteriormente, otro sitio que no podemos dejar de visitar, aunque con todas las precauciones del mundo, es la ciudad de Port Moresby, Papúa Nueva Guinea. Para ser francos, tan natural como los turistas aquí son situaciones como los asesinatos, violaciones, y altas concentraciones de VIH. Es un destino especialmente peligroso para las mujeres bellas, claro está.

Seguimos el conteo, en este caso con la localidad de Kinsasa, en República Democrática del Congo, donde a pesar de los esfuerzos de China por invertir en el lugar, hasta ahora resulta imposible mejorar las condiciones de vida de la población, que sufre altos índices de violencia y asesinatos en cada uno de sus barrios.

Finalmente, y si tuviéramos que entregar un premio al “destino más peligroso de todo el mundo”, éste sería sin dudas para Mogadiscio –imagen, en Somalia. De hecho, se le considera “la ciudad más anárquica y peligrosa de la Tierra”, ya que incluso es difícil conseguir alimentos, y muchos refugiados de distintas nacionalidades atacan a los turistas.