- patrocinador -

El Año Nuevo se celebra en todo el mundo, pero pocos saben, cuál podría ser el origen de tan magnífica fiesta.

Según se dice, el Año Nuevo comienza con el emperador romano Julio César, que estableció el 1 de enero como el día de Año Nuevo. Enero se convirtió en el primer mes del año, y César celebra su primer mes de  enero, ordenando una ruta violenta con las fueras revolucionarias en Galilea. Los que vivieron eso, dijeron que vieron sangre por las calles.

En los años siguientes, los romanos paganos celebraron con orgías y fiestas que bien se podrían asemejar a las que alguna vez nos condenaron a la destrucción del mundo según dice la Biblia.

Hubo personajes importantes, que quisieron modificar las fechas que hoy tenemos en fin de año, entiéndase con esto, la Navidad. Guillermo el Conquistador hizo el intento.  Más conocido en su época como “Guillermo el Bastardo”, él se convirtió en Rey de Inglaterra el 25 de diciembre de 1066, y quiso decretar que la conmemoración de Jesús, estuviera alineada con su coronación, el día 1 de enero, lo cual fue finalmente rechazado.

Uno que fue más sanguinario aún, fue el Papa Gregorio XIII, que modificó el calendario juliano, y obligó a los judíos a convertirse al cristianismo, obligándolos a asistir a rituales y eventos religiosos que no fueran de su usanza, y condenándolos a muerte si no respetaban las nuevas reglas. Muchos judíos murieron asesinados y quemados, además que se confiscó libros y todo lo que no fuese cristiano de sus casas.

Vía: Simpletoremember, Foto: (Miskan) flickr

- patrocinador -

1 Comentario