Pueblos de Cantabria: escápate unos días.

Escaparse a Santander y desde allí visitar pueblos de la zona fue una gran idea. No conocía Cantabria y ha sido muy agradable.

Estuve en la capital, pero tan solo paseé por el puerto y el paseo marítimo y me tomé unas cañas por la noche en la zona vieja. Merece la pena, la verdad, disfrutas en todomomento del sonido del mar.

Desde allí me moví por San Vicente de la Barquera, Santillana del mar, Comillas y una playa enorme llamada Oyambre.

Santillana es un pueblo con encanto; tiene muchas tiendas con productos típicos y artilugios curiosos. Su colegiata románica es increíble y además, una torre llamada de Merino que merece mucho la pena.

Hay bastantes museos donde ver exposiciones temporales y permanentes pero lo importante es lo que ya todos sabemos: Las cuevas de Altamira. A las originales no se puede entrar sin acreditación pero la copia está bastante bien. Es ilustrativa y didáctica.

En San Vicente solamente di un paseo por el puerto. Es muy de pescadores y bien merece la pena un aperitivo en una terraza.

Comillas… una maravilla. Conjunto histórico-artístico compuesto por un palacio neogótico tipo Blancanieves, el Capricho de Gaudí y la Universidad Pontificia del arquitecto Domenech. Imaginaos la maravilla.

En la playa de Oyambre tan solo estuve comiendo a la orilla del mar, y es muy grande y agradable.

Un fin de semana de los mejores de turismo rural que hice. Cantabria es muy muy bonito.

Ir arriba