Entre todas las ciudades del estado mexicano de Guanajuato, una de las mejores para poder visitar es San Miguel de Allende, la que se encuentra a unos 270 kilómetros de la ciudad capital del Distrito Federal, y que ha sido inscripta en su totalidad, por parte de la UNESCO, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en julio de 2008.

Esta localidad, que es reconocida aún por algunos bajo su antigua denominación de “Ciudad fortificada de San Miguel y santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco”, se trata de uno de los espacios coloniales más importantes de este país, en parte gracias a la impresionante cantidad de construcciones que han sido formadas en tiempos de dominio español, y muchas de las cuales aún se mantienen en pie.

Además, en sí mismo, al contrario de lo que sucede con otros pueblos turísticos mexicanos, como los del Caribe, que no tienen demasiado arraigo cultural propio com para atraer a los visitantes, sino que se guían más por lo cosmopolita de sus instalaciones, la gente de San Miguel de Allende es un atractivo turístico en sí mismo.

La explicación de ello tiene que ver, entre otras cuestiones, con que los eventos y fiestas religiosas, aún muy presentes en el pueblo, se desarrollan en un clima de especial comunión entre los más ancianos y los jóvenes que recién se inicia, y los turistas, como accesorios de adornos, se agregan a las celebraciones de forma natural, disfrutando tanto o más que los residentes de cualquiera de los eventos.

De hecho, si eres amantes de los eventos culturales que se pueden llegar a desarrollar en esta ciudad, no podemos dejar de recomendarte especialmente un recinto clásico de la región como lo es el “Concierge San Miguelalli”, al que acuden los artistas más consagrados a nivel local, que igualmente también se presentan en eventos muy particulares en las calles, junto al pueblo.