Si visitas Florencia y quieres descubrir uno de sus secretos mejor guardados debes dirigirte al pasaje que une las Galerías de los Uffizi con el Palazzo Pitti.

Esta pasarela fue cruzada miles de veces por los miembros de la realeza, sin lugar a dudas es uno de los sitios más exclusivos del continente europeo, en la actualidad se abrió para que los turistas pueden recorrerlo.

Este pasaje es conocido como Corredor Vasari, se vincula con la familia Medici, quien se hizo conocido durante el siglo XV. Cosimo I de Medici ha sido el segundo duque de Florencia, quien compro el Palazzo Pitti durante el año 1549. Al llegar al siglo XVII el lugar fue considerado como el palacio más lujoso de todo el continente europeo.

Un puente muy especial

Para poder pasar de la nueva casa a las dos oficinas de la administración Uffizi los Medici debían cruzar el Ponte Vecchio, un importante puente peatonal. En la actualidad el sitio cuenta con diferentes tiendas lujosas pero en ese momento el lugar estaba ocupado por curtidores y carniceros que necesitaban estar cerca del río por sus negocios.

Para evitar pasar por ese lugar mandaron a construir un pasaje por encima del Puente Vecchio. El pasaje, que mide 1.2 kilómetros, se inauguró oficiadamente para celebrar el matrimonio del hijo del duque. Lo cierto era que este pasillo privado se encontraba construido sobre un espacio público. A pesar de su gran poder político algunos se molestaron por la edificación.

El Corredor Vasari se encuentra normalmente cerrado para el público n general, pero si quieres conocerlo puedes pedir autorización con cierta antelación. La Galería de los Uffizi puede ser visitada gracias a las excursiones que ofrecen los operadores privados.

Foto | Flickr