Aunque Egipto cuenta con infinidad de sitios que pueden ser recomendables a la hora de hacer turismo en su territorio, pocos son tan interesantes como el denominado Valle de los Reyes, o también “Uadi Biban Al-Muluk”, en idioma árabe. Se trata de los restos de una antigua necrópolis del imperio egipcio, que se halla cercana a la actual ciudad de Luxor, uno de los principales centros hoteleros del país.

Lo interesante de recorrer el Valle de los Reyes, es que allí se encuentran buena parte de las tumbas de los faraones de la etapa que fue considerada luego como el “Imperio Nuevo”, es decir, aquellas que corresponden directamente a las dinastías XVIII, XIX y XX. Pero además, con el correr del tiempo también se descubrieron tumbas de reinas, príncipes, nobles e incluso de algunos animales.

Además, es tanta la trascendencia que posee este sitio, que la UNESCO lo declaró, junto con todo el espacio denominado “Antigua Tebas”, como Patrimonio de la Humanidad en el año 1979. Geográficamente, el lugar se compone de dos valles, el Este, donde se encuentran las tumbas que se denominan mediante la clave TT, en referencia a tumba tebana, y las del Valle Oeste, donde estás las tumbas WV, de West Valley.

Si bien en la actualidad podemos encontrarnos con los restos principalmente de las tumbas, no deja de ser interesante del hecho de que algunas han sido refaccionadas, o acondicionadas especialmente para la visita de los visitantes, motivo por el cual se puede disfrutar la estadía en el lugar de forma completa, aunque no todas están abiertas al público.

Los principales sepulcros, no obstante, son tres, y por lo tanto también los que atraen cada vez mayor cantidad de visitas. El primero de ellos es el denominado Tumba 5, que está siendo descombrada en este mismo momento, y que para algunos historiadores es la más grande del Valle. También está la Tumba 55, una de las más curiosas, ya que aún se ignora la identidad de los cuerpos alojados en ella; y finalmente, la Tumba 63, hallada en 2005, y donde podrían estar la madre o esposa de Tutankamón.