Egipto, con su historia, monumentos, sus misterios, todas las leyendas que circulan sobre maldiciones tutankamonicas….despierta un continuo interés y curiosidad para viajeros de todo el mundo y traslada al visitante a épocas mágicas de maravillas antiguas.

Una forma diferente de conocer Egipto, sus reliquias y ciudades, aunque pueda parecer increíble tratándose de un desierto es en barco. El Nilo es el mayor río de África, el más largo del mundo hasta el 2007 y el segundo rió más caudaloso del mundo, además es navegable. Su importancia par la vida y el desarrollo es tal que el filosofo y escritor griego Herodoto llego a decir -Egipto es un don del Nilo-.  Ya a principios del siglo XX, hacer un crucero por el Nilo era considerado de lo más in, hasta la popular  Agatha Christie le dedico su Muerte en el Nilo publicada en 1937.

Hoy en día, los cruceros por el Nilo, siguen siendo un lujo, pero bastante más a nuestro alcance y con variedad de precios. La verdad es que ya sea uno un simple turista o un apasionado del Antiguo Egipto, un crucero por el Nilo es una forma practica de conocer ciudades, monumentos, yacimientos arqueológicos que distan bastante entre si. También es una buena forma de conocer la vida cotidiana que discurre en sus orillas.

No todos los cruceros son iguales, depende de lo que se quiera, hay unos orientados más al ocio y otros que ahondan más en las rutas culturales e históricas. Los tamaños de los barcos destinados a crucero dependen del tipo de recorrido, pero suelen ser de bastante envergadura aunque si uno quiere hacer un viaje más aventurero, puede escoger otros tipos de embarcaciones. Las Dharbiyyas son embarcaciones antiguas restauradas y con algunas comodidades añadidas, sueles salir carillas porque el número de pasajeros es muy limitado y las falucas son embarcaciones a vela de distintos tamaños según el recorrido para el que se quieran utilizar, no son muy cómodas, pero es una forma realmente atrayente de viajar para quien le guste el deporte acuático.

Los amarres más populares son la presa de Asuan y el cercano Templo de Filae, Luxor, con visitas al Valle de los Reyes, Valle de las Reinas, el Templo de Hatshepsut y el Templo de Medina Habu. En la orilla oriental se encuentran los grandes templos de Karnak y Luxor.

Marga G.-Chas Ocaña