La costa de California siempre ha inspirado sueños. El Post Ranch Inn, situado en la cima de unos acantilados que vigilan el Océano Pacífico, es uno de los lugares más dramáticos de toda esta costa: Big Sur. El hotel se confunde con los cerros que corona. Este lugar es un refugio para quienes quieren pasar unos días dedicados a recargar sus energías. A medio camino entre San Francisco y Los Ángeles, el hotel descansa sobre la famosa carretera costera Highway 1, pero está enclavado en un bosque con vista al mar sin paralelo en estas latitudes.

El  hotel es un espléndido sitio para escaparse del mundo a pasar unos días románticos o en busca de la paz interior tan elusiva. Las habitaciones tienen terrazas, unas con vista al mar y otras al bosque, que te permiten relajarte leyendo o hablando mientras disfrutas de la naturaleza. Puedes también hacer largas caminatas por el parque natural que rodea al recinto, organizar una cabalgata o una clase privada de yoga.

El spa es de primera categoría y está al tanto de los últimos tratamientos, tales como terapia con jade caliente o faciales de flores silvestres. La cocina del Sierra Mar Restaurant es californiana y utiliza productos cosechados localmente. La cava del restaurante es una de las mejores del estado. En este hotel la privacidad y la tranquilidad son las dos claves de tu estancia.

Big Sur California es uno de los secretos mejor guardados de la costa, un lugar californiano hasta la médula en donde el surf y la naturaleza se combinan con un estilo de vida relajado. Puedes pasar la tarde visitando las galerías de arte contemporáneo de Big Sur y tomar un té de frutas con un helado de lavanda y miel. 

Información: www.postranchinn.com